Hay bastantes entradas como borrador, y varios links no funcionan. Se solucionará a ritmo semanal, y habrá entradas luego del tiempo de descanso que tomé. Saludos!

5 feb. 2011

Comenzando el camino...

Debo hacer algunas aclaraciones de rigor primero, sin las cuales podríamos desencaminarnos del objetivo y confundirnos acerca de lo que este árbol de datación es y lo que no es. Son cosas que más adelante se nos darán por sentadas, una vez adentrados de lleno, pero ya que estamos en el preámbulo, debemos prepararnos antes de este largo viaje.

Equiparnos bien nos ayudará a tener las herramientas para no quedarnos ante obstáculos que podemos sortear fácilmente. Estos son los cimientos en los que el árbol se afirma para crecer.

Debemos prepararnos para subir los escalones
-El árbol no se basa en la historia humana. Por lo que si creen que algo no encaja en una línea de tiempo de alguna cultura de oriente u occidente, es debido a errores de concepto sobre, precisamente, lo que es y lo que no es esta lista.
Es probable, de todas maneras, que a lo largo de los escalafones sintamos el tufillo de alguna época anterior de la humanidad, pero eso no significa una relación directa, sino más bien que los humanos han seguido un camino obvio para el árbol. Claro, suponiendo que el árbol sea una herramienta óptima. También puede ser que abstraerse de la historia de nuestra civilización sea muy difícil, y no ser este un trabajo lo más imparcial del mundo.

-Las entradas pueden ser catastróficamente largas. Están advertidos si abandonan la lectura, pues la lista en sus inicios no se hace demasiado interesante, al ser cosas que ya todos conocemos. No recomiendo que se salten hasta la parte que más les antoje o que partan en el escalafón inmediatamente posterior al límite humano, puesto que aun siendo cosas ya conocidas, podremos enfocarlas de otra forma y aprender bastante. De seguro yo mismo aprenderé validándome o refutándome mis propios planteamientos.
Además, en el recorrido aprenderemos otros conceptos, y afrontar el futuro sin ellos podría ser un poco aventurado.

Antes de leer la entrada, atento con el índice de lagura:
-Esta entrada es de tamaño moderado.
-Esta entrada es larga.
-Esta entrada es considerablemente larga.
-Esta entrada es catastróficamente larga.
-Esta entrada es súper califragilísticamente larga.
-Esta entrada es súper caligragilística y espialidosamente larga.
Por supuesto que el sentido irónico de la largura de estas palabras son los mayores indicadores. Sólo he llegado de momento hasta la largura catastrófica, esas otras dos son de contingencia.

-La lista rápida, la primera que verán, está compactificada. Cada escalafón está expresado en dos formas diferentes, la lista corta o rápida y la lista lenta o larga. La lista rápida expresa cada ítem como una operación matemática, y es bastante probable que a primera vista parezca algo ininteligible (y a segunda vista, y a tercera...). La lista lenta, al contrario, toma cada ítem y lo estudia, enfocándose en por qué se compone así, qué representa en ese entonces y en qué desembocará dicho ítem a futuro. Ese es el espacio para las reflexiones, y su contenido no se puede comparar al de la corta, que precisamente tiene la función de compactar y generar la ecuación.

-Los peldaños pueden cambiar, aunque no es la idea. Lo publicado en este blog es de momento, mi idea definitiva, pero puede que me dé cuenta de algún error inintencionado o que un comentario de alguien con más conocimientos que yo en un área específica me indique una equivocación. No cambiará tanto que como para tener que releer todo de vez en cuando, será lo más estático posible reflexionando yo antes de escribir la entrada y no modificar una vez publicado. Por supuesto, se indicará oportunamente si los artículos sufren cambios, y acerca de la relevancia de estos.

-Está pensado para civilizaciones comparables a la nuestra. Si una civilización es acuática, si viven en un mundo demasiado diferente al nuestro sin los mismos recursos, la lista no aplicará a ellos correctamente. Se supone que la civilización es terrestre, quizá ande por tierra (volar no se descarta), en fin, poseen recursos similares en su entorno y capacidades físicas similares para explotarlos. Esto condiciona mucho las probabilidades de la datación tecnológica que planteo, pero es la única forma en que se puede enfocar el asunto y así mantener un orden.

-No se basa en modelos artísticos, culturales o religiosos. No sabemos cómo la sociedad puede impulsar el desarrollo o el fracaso de los ítems presentados, por lo tanto una civilización puede tardar semanas o miles de años en avanzar de un escalafón al otro (depende de factores que no hemos revisado todavía). La escala se basa sólo en el desarrollo técnico a partir de los conocimientos previos, no de la idea que tenga una sociedad sobre estos conocimientos[1], o de las capacidades de habitantes puntuales que puedan contribuir a potenciarlas.

-Cada ítem se presenta cuando sea inevitable que se presente, o cuando sea demasiado probable. Una especie que vea en blanco y negro no tendría idea del color hasta que entienda por fin el espectro electromagnético. Por ende el conocimiento del color es ya inevitable de desconocer en ese momento, si bien se puede dar antes al estudiar en zoología a animales que sí vean colores. Se preferencia entonces lo primero, en vez de la explicación zoológica.
Que cada descubrimiento o técnica aparezca en un momento en que sea inevitable desconocerla, nos previene de meter la pata y ubicar cosas antes de lo que sería viable, aventurándonos en creer en un avance tecnológico demasiado optimista.

-Los ítems tienen implícitos todos sus componentes anteriores. Un ítem es la suma de todo el conocimiento previo, por ende, un ítem aparte de tener asumidos los elementos que lo generan, tiene asumidos los elementos que los generaron a ellos. De otro modo, tendríamos listados interminables de cosas necesarias para generar una tecnología. Si se lo visualizan en un esquema, es por eso que se llama “Árbol tecnológico”. Este cimiento fundamental del árbol es útil para plantearse ¿Qué hubiera pasado con la civilización si no hubiese habido...o si no descubrieran...? Todo el progreso posterior queda en entredicho, a menos que justo se trate de un componente optativo o con posibilidad de reemplazo. En la lista corta, con fórmulas, esa diferencia entre elementos indispensables y dispensables se da muy simple, pero a costo de tener que aprender a leerla.

-La lista no toma serendipias aleatorias. Hay ocasiones en que hemos hecho grandes descubrimientos y adelantos por suerte, casualidad o buscando otra cosa. Los descubrimientos adquiridos de esa manera no son considerados, pues la lista se encarga de posicionar los adelantos en un momento en que ya es imposible no descubrirlos, como vimos en otra aclaración. Y es natural que no podamos nunca definir la frecuencia de estas apariciones azarosas; pues son fenómenos aislados e inspiraciones de gente en particular.

-No nos entrampamos en callejones sin salida. Cosas como el flogisto, la poliagua, la piedra filosofal o el lamarquismo ni siquiera serán mencionados, puesto que el árbol se encarga de recopilar progresos científicos y tecnológicos concretos, no las teorías e hipótesis científicas que una cultura pueda pensar o apoyar. Así mismo, inventos que no sean definitorios para el avance tecnológico no serán incluidos. Como ya mencioné, tan sólo aparecen contados con los dedos los “inventos universales”.
Podemos entramparnos al llegar al futuro, evidentemente, pero de eso no sabremos nada hasta que la ciencia avance y dilucide los errores sobre ello.

-El árbol es largo, pero no infinito. De la misma forma que lo discutido arriba, todo ítem proviene de otros previos y lleva a otros futuros. No hay un solo ítem en la lista que no culmine en el desarrollo de algún descubrimiento futuro, o técnica, y eso me previene de ubicar no cientos, sino miles de ítems que se van a echar de menos. Este árbol, además, seguramente no estará exento del aporte de los lectores (de aquí y de El Cedazo, donde espero publicar también), que de seguro ayudaron a posicionar ciertos ítems, contribuyendo con sus ideas. Muchos de seguro vieron la falta de algo que yo no consideré fundamental, pues me pude explicar el desarrollo futuro sin estos procedimientos. Pero cabe decir, todo es susceptible de revisión.

-Ya me di cuenta de que no hay ítem N°25. Los ítems no están en orden de aparición en la lista por cada peldaño, sino que en el orden en que los fui pensando. Por ejemplo, podrán ver en el escalafón 14° a (223- Termómetro) e inmediatamente después a (263- Escala de PH), o también a ítems cuyo componente tiene un número aún mayor, pero por supuesto que está en escalones anteriores. Esto es así porque me sería muy engorroso traducir toda mi lista borrador y cambiar los números de cientos de factores, me perdería; además habría que modificar el número de todo lo que viene si en un escalafón integro otro ítem nuevo no pensado antes. Además, repito que esto puede recibir contribuciones de lectores, y si cometí un error y la opinión de alguien me hizo caer en cuenta, se tendría que haber modificar el número de todo lo que viene después.
Puede parecer desordenado, pero de hecho es un método perfecto para ver cómo ha evolucionado el árbol, y qué carencias puede tener.

En la introducción usé dos cuadros de colores, y aquí utilicé uno sin colorido alguno. Vamos a ver sobre ello:

Cuadros con coloración roja son para definiciones en las que se basa el árbol, o que el árbol recoge para seguir avanzando.

Cuadros con coloración verde son para conclusiones a las que ha llegado el árbol, y que no tienen necesaria relación con los ítems. Si la conclusión es demasiado importante, podría en algún momento tener su propio cuadrito colorado.

Cuadros con coloración celeste son para información externa de las que el árbol puede apoyarse, seguramente para reforzar un tema en particular. Si quieren información científica establecida, y no sólo argumentos a debatir, entonces busquen los cuadritos celeste.

Los que no tienen ninguna coloración son para resaltar párrafos que me han parecido interesantes. ¡O porque se me ocurrió que se vería bonito! También tengo mis mañas y manías, como toda persona.

Otra cosa más, antes de por fin empezar con todo esto. Generalmente haré referencia a las motivaciones que tiene una especie para utilizar algunos recursos en puntual o realizar ciertas tareas. Sin saber de la psicología de culturas que no conocemos, esto se hace un poco engorroso y debemos asimilar una conducta parecida a la nuestra, aunque ojalá eso no sea necesario siempre, pues es un juego de la imaginación y las criaturas no debieran porqué tener los mismos impulsos que la humanidad.
Me he abstenido de elaborar motivaciones sociales, religiosas o de índole “civilizada”. Tan solo haré referencia a tres motivos en puntual: el ocio, la creatividad y la curiosidad, y esos son los motores básicos de muchas investigaciones. La cuarta motivación accesible es el fin práctico, pero no conocemos el entorno de los seres ni entonces qué es lo que necesitan, por lo cual no caben en el rango de los otros tres, que se pueden dar de manera espontánea.
Para no generar confusiones, lo graficaré así:

Ocio:A ver, hagamos esto... para hacer algo que sea
Creatividad:Vamos a hacer esto a ver si queda así o asá
Curiosidad:¿Qué pasará si hago esto?

Tiendo a pensar que el ocio como patrón de descubrimiento no existe. El ocio es producido por el tiempo libre, y una forma de canalizarse dicho tiempo es a través de la creatividad y/o curiosidad, con lo que nuestro ocio se convertiría de inmediato en alguna de las dos. De todas formas lo mantengo siempre presente pues la psicología de la especie tal vez les permita “divagar” mucho rato sin hacer nada concreto, y en ese caso el ocio se podría comparar con la casualidad, pese a que he dicho que no tomaré en cuenta las serendipias, pero no es lo mismo. Serendipia para nuestro árbol sería un descubrimiento prematuro sin razón aparente (no habría fórmula que la justificara), pero nuestro ocio sigue una linealidad a través del tiempo, sin adelantarse, sino que se considera dentro del curso normal de las situaciones.
Esta mezcla de ocio, creatividad y curiosidad también tiene su abreviatura, OCC, que al igual del resto de siglas en un principio no usaré para nada, pero mediante avance en el árbol y las explicaciones se hagan cada vez más largas, aparecerán para reducir el tamaño del artículo.

Y bien, vayamos a los respectivos escalafones. Al final de cada entrada describo como sería, a mi modo de ver, una civilización muy avanzada en cada uno de sus niveles, sin querer irme a los extremos de lo irrealizable. También puedo dedicar alguna idea sobre la detección de una civilización de este tipo, pero como no hemos encontrado nada aún, es pura hipótesis al igual que toda esta serie de artículos.
Nuestra civilización partirá siendo sólo una especie salvaje con habilidades. Considero que en algún punto entre los escalones 3, 4 o 5 se puede hablar ya de civilización, depende en qué momento establecen patrones sociales y/o culturales. El sedentarismo aquí no tiene nada que ver, se darán cuenta, eso fue en lo concerniente a nosotros pero en otra especie (como una especie 100% carnívora, por ejemplo) eso no tiene por qué cumplirse, quizá no vean motivos prácticos para asentarse en un lugar fijo, o tal vez sean migradores por naturaleza.

Pero ya tendremos mucho espacio para comentar esas cosas. Nuestro viaje parte reconociendo nuestro entorno, siendo una especie más de la fauna local. Por alguna de esas cosas, poseemos la capacidad de utilizar herramientas con nuestro cuerpo acondicionado a ello. Otra característica inusual es que poseemos mayor capacidad de imaginación y de razonamiento, y lo usamos para desenvolvernos lo mejor posible en el medio. Es probable que tengamos un mayor grado de complejidad en nuestra comunicación que otras especies, o puede que adquiramos esa complejidad en el camino. Con todo esto, comenzamos a dar el paso en el primer escalón de un largo viaje...

-Escalafón dos: El límite animal
-Escalafón tres: Sofisticando las técnicas
-Escalafón cuatro: Especialización cultural
-Escalafón cinco: Comienza el sedentarismo
-Escalafón seis: Se manipula el medio
-Escalafón siete: Las primeras estructuras
-Escalafón ocho: La cultura inventiva
-Escalafón nueve: Se modifica el medio
-Escalafón diez: Aparece la maquinaria
-Escalafón once: Asumiendo el mundo
-Escalafón doce: Era de los metales
-Escalafón trece: Descubriendo las fuerzas naturales
-Escalafón catorce: Se aprovecha la energía
-Escalafón quince: Los estudios químicos
-Escalafón dieciséis: Más allá de lo visible
-Escalafón diecisiete: La cultura cerca del industrialismo

Enlaces y referencias:

[1] Creo que a Galileo le hubiese gustado esto del árbol, por algún motivo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario