Hay bastantes entradas como borrador, y varios links no funcionan. Se solucionará a ritmo semanal, y habrá entradas luego del tiempo de descanso que tomé. Saludos!

17 feb. 2011

La ecuación de Drake

Hasta la fecha, el número de planetas extrasolares descubiertos quizás no sea muy alentador: un poco más de quinientos. Por lo demás, las técnicas de que dispone nuestra cultura humana son más bien básicas, siendo mucho más probable el descubrir planetas gigantes cómo Júpiter, hasta donde sabemos, incapaces de generar vida.
Pero estamos recién comenzando el camino. La detección de planetas se hizo oficial recién en el año 1992, y el ritmo y perfeccionamiento de los procesos de detección aumenta a niveles sorprendentes, al punto en que muchos científicos piensan que en pocos años no será raro el haber detectados ya no cientos, sino que miles de exoplanetas, muchos de ellos orbitando en estrellas de la secuencia principal, como lo es nuestro Sol, y además en órbitas que, de acuerdo a los conocimientos de la única vida que podemos estudiar (la de la Tierra), sean habitables.

Los planetas hallados en su mayoría son similares a Júpiter
¿Qué tan probable será el descubrir, dentro de las próximas décadas, planetas parecidos a la Tierra? Pues de estos avances no hay que extrañarse mucho, ya que se han descubierto planetas en los que se supone hay agua, cómo Gliese 436b. Pero su elevada temperatura lo harían poco merecedor de vida cómo la conocemos. Además, sin duda es probable que, mediante más tiempo estemos estudiando allá afuera, más capacidad de encontrar planetas lo más parecidos al nuestro tendremos, e incluso en una órbita que creamos habitable. Aunque tal vez esto no sea, derechamente, algo que haga inferir la existencia de vida allí. Podrían no haberse dado las condiciones que creemos tan "casuales" como para formar vida, y ser un mundo infértil repleto de moléculas orgánicas inconexas.

En vista de este y muchos otros cuestionamientos es que en 1961 el radioastrónomo Frank Drake creó una ecuación matemática que ahora es bien conocida en todo el mundo, ya que es la fórmula que en teoría debiera indicar, conociendo a exactitud sus variables, el número de civilizaciones extraterrestres que pueblan en promedio cualquier galaxia, en particular esta, la Vía Láctea.
Naturalmente esta variables, de momento y quizás por cuánto, son vagas y tan sólo se le pueden asignar valores estimados, con lo que la ecuación de Drake genera un abierto debate sobre la fórmula misma, sobre estos valores y sobre las estimaciones hechas.

N= R x fp x ne x fl x fi x fc x L Cosa que puede sonar bastante rara y abstracta, así que vamonos por puntos, y luego nos llenaremos la cabeza con ideas y cifras, a ver a qué conclusión llegamos.

- Número de civilizaciones técnicas en nuestra galaxia: N
La vía láctea y sus dos brazos
El meollo del asunto consiste en estimar, con la mayor exactitud posible, la cantidad de especies que han podido desarrollar tecnología en nuestra galaxia y, además, que pueden efectivamente establecer algún tipo de contacto.  Es decir, contemporáneas a nosotros. Puede sonar tétrico, pero siendo la galaxia un sitio tan grande, y siendo la información limitada en cuanto a su velocidad, es muy posible que una civilización se desintegre debido a factores internos (guerras nucleares, pandemias autodesatadas...) o externos (cambios drásticos en su estrella, asteroides...) y el mensaje, de acertar a nuestros satélites y nosotros tener capacidad para escucharlo y entenderlo, ya tenga el suficiente retraso. La luz en un año abarca una fracción minúscula de la galaxia, solamente, por lo que una comunicación de ida y de vuelta podría tardar un tiempo exagerado, muchas generaciones, en cuanto a las espectativas de supervivencia de una especie. Dichas expectativas, por supuesto, se basan en nuestra propia experiencia.

- Tasa media anual de formación de estrellas en nuestra galaxia: R

Una estrella que permitió la vida: el Sol
 El ritmo en el que las estrellas se forman en la Vía láctea es el primer escalafón, y el más indispensable de todos, puesto que la vida y todas las estimaciones que nos hacemos de ella provienen de estas fuentes energéticas largamente duraderas, pero finitas. Estimaciones nos dan una cifra de estrellas en la galaxia, pero a su vez es importante conocer a qué velocidad se forman nuevas, y qué clase de estrellas podrían ser estas.
Las estimaciones que ha arrojado la NASA son de 7 estrellas por año. Si nos quedáramos sólo con el enorme tiempo que dicha estrella "bebé" puede tardar en ser completamente estable y en estar apta para acoger vida, pues serían malas las noticias. Por suerte, la galaxia todavía tiene otras 200 o 400 millardos de estrellas para revisar. Pero tomando la vida media de cada civilización tecnológica, este dato se vuelve ya más relevante, pues nos puede aproximar a una cifra de cuántas nuevas civilizaciones se pueden volver tecnológicas a lo largo de nuestro período observable y qué otras más hay en dicha situación. No podemos, sin embargo, saber cuánto tiempo demora una especie en lograr emitir ondas y cuánto dura su capacidad de transmisión, o si esta capacidad se mantiene indefinidamente.
Otra cosa es también qué cantidad de estas estrellas que se van formando serán aptas para acoger la vida. Como lo único que conocemos es lo concerniente a la biología terrestre, pues hemos de basar las predicciones más fieles en la producción de estrellas tipo K o G enanas o sub-enanas, de las cuales los más reputados creen que sería de 1 o 2 al año, cosa que es, por cierto, una estimación que no convence a muchos por lo mucho o por lo poco.

- Fracción de estrellas con sistemas planetarios: fp

La cantidad de sistemas con planetas es muy importante
Cualquier estimación a este respecto se me hacen a mí antojadizas, incluso las propias. No van a ver a dos astrónomos ponerse de acuerdo sobre este tema nunca, y es que, de partida, no se conoce con exactitud la manera en que los planetas se forman, o qué es lo que hace falta para tal suceso. Y, por cierto, no se conoce para nada la tasa de formación de otros objetos celestes de una "vecindad", tales como asteroides, cometas o nubes de gas.
Sumándole complejidad al asunto, un planeta gaseoso como Júpiter en la mayoría de los casos se descarta de inmediato, y es que ya explicamos que estos son los mundos más fáciles (o menos difíciles) de descubrir. Pero ¿Habrán más mundos gaseosos, o rocosos, independiente de nuestra observación? No sabemos, aunque gran cantidad de personas, incluyéndome, piensa que serán más los planetas gaseosos. Es un montón de factores a considerar, tales como la metalicidad de un disco circumestelar, la distribución de sus elementos, etcétera.
Ideas mías, serán un tercio las estrellas que formen planetas, tal vez menos. La diferencia es que hasta el momento he tomado a R como la formación anual de estrellas (cualesquiera), a diferencia de la mayoría que toma a R como la formación anual de estrellas apropiadas para generar vida. Interpretación de cada quien, y es que yo tengo motivos para verlo así.
Si me preguntan por la fracción de estrellas habitables con planetas, pues será de un tercio también. La diferencia radica en esta pregunta ¿Cuál es la cantidad de planetas, en promedio, que puede llegar a tener una estrella similar al Sol? ¿Será acaso diferente al promedio de planetas en otras estrellas más masivas? Si hago el ejercicio mental de tomar un estrella tipo A y poner planetas mucho más lejos, a salvo de su radiación y gravedad, me toparé con que puede haber vida allí, pero es muy difícil que se forme un planeta  masivo y no gaseoso tan lejos. ¿Es entonces más probable que una estrella más reducida como la nuestra, con un planeta más cercano, albergue la vida? NO.

¿Y por qué no? Puesto que no sabemos si se forman en la vía láctea más estrellas grandes o pequeñas, aunque cálculos se pueden hacer, y el número de estrellas conocidas también cuenta. La respuesta, según estas mediciones (que pueden ser muy buenas o fruto de que sea más simple descubrir estrellas supermasivas), es SÍ.
Si no se perdieron en mi mal explicada contemplación, si la respuesta es sí, yo creo que fp será de un séptimo de un tercio. Si la respuesta es no, pues de un tercio. A mi juicio, cualquier valor entre esos dos es probable.

- Número medio de planetas en cada sistema con condiciones ecológicas favorables para la vida: ne
 
Zona habitable estimada para diferentes estrellas
Y aquí llegamos al concepto de una zona habitable, o de ecoesfera. Aunque, basados en la órbita de un mundo, sería mejor llamarle "ecodisco". Esta zona, por supuesto, está descrita a partir de lo que nosotros conocemos sobre nuestra existencia y las mejores aproximaciones posibles (el juego que hice de poner el planeta más lejos en un sol más grande y energético). Si nos ponemos rigurosos ante nuestra propia fragilidad, tenemos que si cualquier condición en nuestra órbita hubiese sido un poco, tan sólo un poco distinta, el planeta no hubiera generado vida en lo absoluto. La distancia media que nos separa del sol es entonces el centro de la zona habitable y, en términos didácticos, si algo está muy atrás o muy adelante, no hay vida.
Como bien se presenta en esta archiconocida imagen (que no sé ni siquiera si está copyrighteada, y le saqué hasta Plutón), Venus ya no está dentro de la habitabilidad y Marte está rayando en el otro extremo, nuevamente muy lejos. Pero estos cálculos sugieren que el mismo Marte a la misma distancia de un Sol más masivo hubiese podido albergar vida. Eso, por supuesto, es debatible.

Yo soy mucho más optimista que la media sobre el rango habitable de una estrella. Habitable por vida como la conocemos, naturalmente, pues si incluimos tipos de vida no basadas en lo que es conocido de la Tierra entonces el concepto de habitabilidad se esfuma. De hecho, no veo mayor impedimento en la distancia media de Marte o Venus. Tal vez si es que Venus hubiese contado con mayor suerte habría generado vida que comenzase a oxigenar la atmósfera, y así no sería un mundo presa del efecto invernadero extremo. Podría contener oxígeno y resto de gases en cantidades apropiadas puesto que su gravedad los retendría; el clima sería agradable, lo que se echaría de menos sería el agua.
¿Y si la vida de Venus surge no en el agua, si no que en su atmófera tan densa? ¿Qué probabilidad hay de que todos los componentes orgánicos sean estimulados para formarse en las bases de la vida?
El mismo cuento también con Marte, y además allí hay agua congelada.

No obstante, aventurar que en cada estrella habitable hay en promedio 3 planetas con posibilidad de formar vida parece muy osado. Sobre todo teniendo en cuenta mi propia impresión de que, como mínimo, un 0,42857% de estrellas nacientes va a albergar la vida.
En fin, la estimación que hace la triste Wikipedia en español es que uno de cada doscientos planetas estará en la ecoesfera. Hacen bien en notar las limitaciones tecnológicas de nuestras observaciones, que nos hacen difícil ver planetas rocosos y mucho menos dentro de la zona habitable. Ahora, al mencionar a Gliese 581 d tendrían que ampliar el concepto de "habitabilidad", ya que no entra en zona habitable como está actualmente demarcado (es obvio que se trata de una demarcación arbitraria).
Sacando cuentas, pues a mí se me ocurre que un planeta de entre doscientos es muy poco, quizás uno entre 60 u 80, basándome en  nada, por supuesto. Son especulaciones.

- Fracción de esos planetas en los que de verdad se desarrolla la vida: fl

Estructura "ladrillo" de todo ser vivo
Por supuesto, ya abandonamos el campo en que la especulación tenía cierta base en donde apoyarse. La cantidad de planetas en los que de verdad se desarrolla vida no es algo que podamos definir ni tan siquiera con probabilística.
Pero todavía podemos teorizar, volviendo, como ya es común, a nuestros propios antecedentes. La vida en la Tierra por supuesto que no se originó de un momento a otro, primero se tuvo que superar la etapa de formación del planeta. Luego las condiciones para esta vida tuvieron que tornarse favorables, el vapor de agua existente tuvo que condensarse y formar mares, y así tener disponible la "sopa primigenia". El período que se atribuye a la formación de las primeras formas capaces de reproducirse a sí mismas se comprende entre 4.400 y 2.700 millones de años.

¿Cuánto tiempo habrá tardado la vida, efectivamente, en aparecer, una vez las condiciones estuvieron dadas? He aquí otra pregunta sin solución. Tal vez un día, tal vez un millón de años. Tal vez la vida nació miles de miles de veces, y producto de la radiación desapareció, en una especie de "tentativa vital" en la que por fin una forma de vida subsistió el suficiente tiempo para generar copias, y estas copias abarcar áreas cada vez más grandes. Mediante la cantidad de integrantes de esta familia microscópica aumentase y abarcaran mayores espacios, el riesgo de desaparecer disminuía.
¿Y el tiempo en que estas formas demasiado elementales evolucionaron en lo que se describe como una bacteria? Según las pruebas nos permiten estimar, millones de años. Eso sugiere que la formación de la vida es un proceso muy rápido a escala cósmica y planetaria, aunque a nivel humano eso suene como una eternidad.

Toda la vida en la Tierra proviene de un único ancestro común, hasta donde se sabe. Puede resultar de perogrullo o un completo enigma, segú se mire. ¿Habrá sido esta primera forma de vida, que desencadenó en todo lo que conocemos, la primera en generarse? Pudieron haber más ramas alternativas que, de haber podido expandirse y evolucionar, ser absolutamente diferentes a nosotros, hasta el punto en que nuestros conocimientos biológicos no sirvan para estudiarlos en profundidas. Parecerían extraterrestres en nuestra Tierra.
Es posible que estas otras ramas nunca hayan surgido, o que hayan nacido de a millones sin mayor relevacia que un destello. Pudiera ser que microorganismos así aún sobreviuvan y no los hayamos descubierto por vivir en sitios demasiado complicados. Eso ya no viene mucho al caso.

La fracción de planetas que puede desarrollar vida entonces, viene dada por la edad que tienen estos mundos y su composición atmósferica. Los científicos siguen insistiendo en el agua, pero tal vez no sea necesaria una "sopa primigenia", tal vez la vida pueda desarrollarse en un ambiente gaseoso o en otro líquido. Un planeta, entonces, ha de tener una cierta cantidad de miles de millones de años antes de ser cantidato a albergar vida. Al menos eso se supone.
La estimación wikipédica nos dice que 13 de cada 100 planetas habitables ya tienen suficiente longevidad, pero yo sigo pensando en que el cálculo deja demasiado al azar. Quizás un planeta pueda albergar vida más joven, o quizás, con esas mismas estimaciones, haber una mucho mayor cifra. Y de ese 13% de planetas de la ecoesfera con suficiente edad, ¿Cuántos tienen certera posibilidad de tener vida? ya saben cual es la respuesta. Nuestras estimaciones tendrían entonces que disminuir de ese 13%.
Podríamos, además, partir este concepto en dos y acomplejar la ecuación: el número de planetas longevos, y el número de planetas longevos en el que efectivamente se desarrolla la vida. Pero yo me voy a quedar con una cifra mucho más optimista. Si hay condiciones y tiempo suficiente, ya que la ecuación no la considera, pues un 40%. Ya vimos que de lo que yo considero zona habitable, 3 planetas,  1 tuvo vida y eso es el 33%. Yo lo redondeé. El 13% sería mi cálculo pesimista.

Fracción de planetas con vida en los que surge la inteligencia: fi

Estructura pensante y racional: cerebro y su neocórtex
Otra pregunta difícil para la ecuación de Drake, aunque nos acercamos más y más al fin del camino en la búsqueda por intentar conocer el número de civilizaciones tecnológicas en nuestra galaxia. Esta cifra dependerá del tiempo que le toma a la vida evolucionar y desarrollar un grado de perfeccionamiento tal que surjan los seres analíticos. Y quí, en este campo, tenemos un problema aún mayor que con la fracción de planetas con vida, puesto que los datos que dispone nuestra civilización sobre esta media son totalmente irrelevantes. Una cosa es determinar el tiempo que demora la vida en desarrollarse, y otra el tiempo en que dicha vida se racionaliza y se ahace preguntas que no tienen que ver con sus necesidades inmediatas. ¿Por qué nuestos propios datos son irrelevantes ahora, según mi perspectiva? Pues porque en la Tierra se han de demorado mucho en aparecer muestras de inteligencia.
Sin saber la fecha exacta en que se formó la vida, es muy vago estimar cuánto se ha demorado la vida inteligente en entrar en el escenario. Pero han sido miles de millones de años. Y eso descontando sobre cuándo realmente se puede decir que un ser vivo es inteligente. ¿Hace un millón de años el humano era necesariamente inteligente? No lo creo. Tal vez la inteligencia en su definición más prohibitiva se remonte a pocos miles de años.

Lo que me mantiene intrigada es el alto número de extinciones masivas por el que ha pasado la vida Terrestre dentro de los últimos quinientos millones de años. No sabemos si una especie realmente inteligente que comenzaba precariamente a mirar el cielo y preguntarse "¿Qué demonios?", desapareció por completo y toda su familia biológica. Por supuestos que a efectos de la ecuación de Drake lo que interesa es que la vida inteligente subsista, pero quedamos con el problema de que las eras que un planeta tiene para formar la inteligencia son bien amplias. Pero a ojos soñadores este problema no lo es, sino que es una ventaja. Hasta ahora mis pensamientos y estimaciones han ido reduciendo el número de especies, y esta nueva incertidumbre hace que este número aumente en su probabilidad. La vida inteligente pudo haberse desarrollado desde los primeros gusanitos marinos hasta la época de los dientes de sable, y quizás quién sabe cuánto más quede por delante. Esto está comprendido dentro del eón farenozoico
No creo que el resto de planetas tenga tanta mala suerte de contar con 6 extinciones masivas. Puede que tengan una, que tengan 2 o tal vez cuarenta, pero el hecho es que si hay pocas extinciones, más temprano que tarde aparecerá esta vida. Por último, tendríamos que estimar una zona de la vía láctea libre de eventos cósmicos que no sean de mortandad absoluta (una supernova que explotase a pocos años luz de nuestro planeta con vida y kaput!,), sino que de mortandad parcial, y hacer más estimaciones sobre estimaciones. De este número no podremos estar seguros jamás, y me parece el más abierto al debate de todos.

Mi cálculo personal entonces será muy antojadizo. Tengo la idea de que tarde o temprano, una vez habiendo vida, aparecerá la inteligencia. Como 100% es demasiado extremo, lo dejaré en 90.

- Fracción de planetas con vida inteligente en los que aparece un civilización técnica avanzada: fc

El planeta Tierra está oyendo activamente
Ya pasamos el umbral de lo estimable, a mi parecer, aunque conjeturas podemos seguir sacando. El asunto radica en si necesariamente una civilización llega o no a emitir ondas al espacio, todo depende de cuánto tiempo pase desde sus inicios a su época industrial (asumiendo que tengan industrias; cómo saber si se les da por construir las cosas a mano porque son como pulpos con mil extremidades y no necesitan producción en cadena ¿No?), y de cómo se enfoque su civilización.

El concepto de "enfoque" de una civilización tal vez no me lo entiendan sin adentrarme en él. Para ello asumamos  por un momento a modo de ejemplo que la media de inteligencia de los delfines supera a la media de inteligencia de los humanos, y que entonces nuestras dos especies son inteligentes, siendo el ser humano quien al final desarrolló tecnología necesaria para comunicarse.
Supongamos que los delfines tienen las mismas características que a nosotros nos hicieron falta para desarrollar la tecnología, es decir, manos. Ahora los delfines con manos pueden agarrar cosas, construir chozas o catapultas, y mediante salten en las noches descubrirán el firmamento estrellado, y anotarán sus cálculos astronómicos en una piedra tallada. Mucho más tarde podrían desarrollar una sustancia que sea el equivalente a nuestro papel, sólo que impermeable para que sirva dentro de su habitat. Una vez acabasen su espacio en el mar podrían comenzar a "asalariar" los lagos y ríos para vivir allí, y una vez conquisten toda el agua que puedan, tendrán conocimientos en arcología, crearán domos en la superficie y los llenarán con agua y dejarán oxígeno en la parte superior, o bien diluirán mucho oxígeno en esta agua para no tener que subir a respirar.
Todo podemos imaginar si el ser inteligente tiene extremidades aptas para desarrollar las herramientas básicas, pero eso no nos dice que necesariamente las vayan a desarrollar.

Un delfín es un predador formidable que ataca en equipos, y que detecta las presas a cientos de metros de distancia. No va a tener entonces necesidad de perfeccionar su caza mediante la tecnología como hicimos nosotros. Ellos son veloces y son las criaturas marinas que menos tiempo pasan buscando comida, puesto que la tienen garantizada puesto que tienen los medios para suministrarsela. Así que ya negemósles la necesidad de la ganadería, de la agricultura y por lo tanto de hacer molinos de agua, etcétera. Si tuvieran manos y tomaran herramientas pues serían menos hidrodinámicos y sería para peor. Los delfines actualmente toman rocas con el hocico para ciertos casos en particular, pero no dependen de las herramientas. Nosotros nos hicimos dependientes a nuestras herramientas y fuimos avanzando en base a ello. ¿Necesariamente una especie por tener inteligencia y medios físicos para generar innovaciones va a volverse una cultura tecnológica? No lo sé, yo creo que no es necesario si son lo máximo en su entorno. En cambio el hombre era débil, friolento, lento,  asustado. Pensémoslo.
Las culturas que se excluyan de la necesidad de tecnología podrían desarrollarlas pero haría falta mucho más tiermpo pues no la necesitan hasta que se vuelvan dependientes de ella. En conjunto, seguirán siendo animales por un lapso mucho más amplio que nosotros mismos.

¿Y olvido las propias dificultades que el medio les impodría para desarrollar su tecnología? Siguiendo con nuestros amigos delfines, quizás cuánto tiempo demoren en crear una simple fragua y empezar la edad de los metales, pues todos vemos lo evidente que es que las combustiones allá abajo no se dan tan simple. Nosotros mismos tenemos problemas de escucha por nuestras condiciones planetarias. Una parte de las frecuencias rebota de vuelta, así que si quisiéramos mandar mensajes en esa banda nos tenemos que poner ya en el espacio. También hay frecuencias que tienen problemas para ingresar, y que encima son importantes. Puede que nos estén bombareando con saludos en tal rango y nosotros ni nos enteramos.

Ahora, en caso de que una civilización efectivamente desarrolle sus tecnologías, falta tomar este "enfoque" para permitirse una lectura acerca de cómo sería su civilización. El enfoque sería una mezcla de la personalidad de la especie (curiosos, impulsivos, análiticos) y de hacia dónde quieran llevar su tecnología. En este caso creo que los humanos hacemos esto al revés y nos dejamos llevar por ella, pero una cultura podría decidir si quieren una sociedad basada en manejar campos magnéticos para todo, en utilizar la genética y la trasgénica para suministrarse todo o basarse en las radiaciones de fondo para su provecho energético. Una civilización puede decidir, entonces, de dónde extrae la energía, o dejarse llevar como hacemos nosotros, y querer extraer energía de todas las maneras posibles sin ser demasiado bueno ni hábil en ninguno de los métodos.
Otro punto importante de mi enfoque es si una cultura puede desarrollar una matemática diferente a la nuestra. Si fuese posible (aunque en realidad yo pienso que sería difícil) una civilización así sería muy, muy, muy diferente a la nuestra.

Pero eso no es nada. No se nos garantiza que la civilización nuestra en realidad entre en este mismo concepto de la ecuación de Drake. ¿Estamos seguros de que somos una civilización técnica avanzada? Un término más amplio de este término es el de la misma wikipedia... Fracción de esos planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse, pero eso también nos excluye, puesto que en gran parte nuestra estrategia ha sido escuchar, más que hablar. Por lo tanto, se podría especular que toda civilización tan rastrera como la que tenemos empezaría primero escuchando, ante su capacidad tan escasa de comunicación efectiva. Mediante la tasa de comunicación efectiva tienda al alza, empezaremos a hablar más que escuchar.
Pero no quiero teorizar sobre ese respecto, ya sería hacer una ecuación nueva sobre la antigüedad de una cultura, su tiempo de escucha y su capacidad de transmisión.

¿Y mis cifras propias? Bueno, el 80%. Si nace una cultura inteligente tarde o temprano desarrollará tecnología y capacidad de comunicación, y hasta donde sabemos, una civilización no tendrá capacidad de autodestruirse hasta mucho después de ya formadas las emisiones (en verdad no creo que un invierno nuclear en realidad pueda extinguirnos, ni tan siquiera afectar nuestra cultura tecnológica en gran parte). Podrán ser carnívoros eficaces y con un entorno hostil para el desarrollo de tecnología, pero han de generarla se tarden mil años o cien mil.

- Vida media en años de una civilización técnica avanzada: L

La capacidad de destrucción en el ser humano
De esto hay miles de conjeturas. Fermi planteó su famosa paradoja contestando que nos ha ido mal buscando comunicación debido a que todos se han autodestruido. Era la segunda guerra, así que se entiende. Como mencioné hace poco, realmente no creo que el ser humano tenga real capacidad de extinguirse a sí mismo. Es cierto que en el mundo de seguro todavía quedan mucho más de mil bombas nucleares, y si todas juntas se vinieran encima no sería muy hermoso, pero quedaríamos vivos. Lo que sucedería es que nuestras ondas cesaran por algún período de tiempo y luego las retomaremos porque ya somos una cultura tecnológica, y sería imposible volver al principio. Si se acaba la electricidad por algún motivo, por ejemplo, que se destruyeran todas las centrales de todos los tipos, no costaría cientos de años volver a generarla. Es como andar en bicicleta luego de mucho sin usarla. Quizás uno mueva el manubrio un poco, pero no va a caerse porque ya aprendió a andar.
Independiente de las opiniones sobre el tema de la propia destrucción, hay que considerar otras causas para que una civilización termine su existencia. Un impacto como en los dinosaurios o una supernova muy cercana y adiós. Quizás haya que considerar el que una civilización deje de emitir por motivos propios, pero eso ya entra en la paradoja de Fermi, a la que me referiré también en otra entrada.
Los únicos cálculos para determinar esta cifra ni siquiera me interesa describirlos puesto que no significan para nada. ¿Qué sentido tiene calcular la existencia de civilizaciones antiguas, o calcular cuánto tiempo más nos queda a nosotros? Una vez lo sepamos, nadie más va a quedar para hacer estimaciones.
Además, eso depende del metabolismo de las criaturas. Si nos topamos con una civilización con períodos de vida de miles de años, pues su existencia tecnológica se dataría en millones de años, no en cientos como nosotros. Si, por el contrario, fueran criaturas de una vida efímera, tal vez su cultura tecnológica dure 30 años y ¡Zaz! Tampoco tendría sentido hacer una cuenta de las generaciones que viven en una época de emisiones de una civilización, puesto que no sabemos tampoco la velocidad ni cuantas criaturas se engendran.

Ya que me extendí demasiado en esta entrada sobre la ecuación de Drake, he de cortar todo en dos mitades. La mitad que ya revisaron habló de lo que significa la ecuación. La otra hablará de cómo tomar la ecuación, qué objeciones se le puede hacer a la misma, además de hacer estimaciones, a ver si damos de milagro con que la ecuación indica que tendríamos que contactar con una civilización en aproximadamente 5 minutos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario