Hay bastantes entradas como borrador, y varios links no funcionan. Se solucionará a ritmo semanal, y habrá entradas luego del tiempo de descanso que tomé. Saludos!

6 jun. 2012

Un asunto color de hormiga

Formicidae, o mejor dicho Hormiga
El asunto que me lleva a escribir esta entrada puede ser muy excéntrico, tal vez, pero si siembro una duda estaremos contribuyendo a mejorar la pobre idea que tenemos de estos insectos. La idea de la conciencia de una hormiga.

Siempre que me he topado en cualquier forma de divulgación con la idea de cómo podría pasarnos desapercibida una súper civilización de tipo 3 sacan a colación a las pobrecitas hormigas y su infeliz comprensión de las cosas.

Esto es un extracto de la revista Muy Interesante chilena, número 256 de Noviembre 2008. Las cursivas son mías.

"Imaginemos que decidimos construir una autopista de 10 carriles que pasa por las proximidades de un hormiguero. ¿Acaso podrían saber las hormigas lo que es una autopista? ¿Serían remotamente capaces de comunicarse con los obreros que trabajan en ella? Es más, en realidad, el mayor peligro para las hormigas no es que los obreros intenten conquistarlas, como sucede en las historias de ciencia ficción; el verdadero riesgo es que posiblemente les pase por encima el asfalto y ni siquiera sean conscientes de ello."

Según es el pensamiento popular de los no entendidos en mirmecología, las hormigas no son capaces de concebir en su mente algo como un ser humano, ni menos nuestras intenciones y cosas que hemos construido. Un ataque casual nuestro en que pisamos su fila de hormigas sería anotado por ellas cómo un evento catastrófico de la naturaleza, así como nosotros vemos la catástrofe en huracanes o erupciones volcánicas. Pero las hormigas, en su mente insecta, no podría concebir estos actos como un ataque o como una relación causa-efecto de presencia de un ser vivo colosal, comparado con su tamaño diminuto.

Una hormiga puede defenderse de nosotros
Pero a mí la idea de que la hormiga, en su cerebrillo, no puede concebir a una persona, me resulta anormal a la experiencia. Por desgracia el campo en que menos me desarrollé es en el de la química, la medicina, zoología y botánica, así que no supe si efectivamente este pensamiento tan común fue testeado en algún momento, bajo metodología científica, o si fueron conjeturas lo más certeras posibles a base del estudio de la biología y bioquímica del artrópodo en cuestión, más específicamente de su cerebro, si es que a alguien le queda duda de que lo tienen. Finalmente creo que es pura idea de hablar por calle.
En cualquier caso, me parece que esta creencia común aunque algo de verdad tenga, al ser dicha en forma simple puede malentenderse.

Sería razonable suponer que la idea puede venir por sí misma, es bastante lógico aunque a mí no me agrade. Después de todo, las hormigas son insectos pequeños que se ahogan, las barrimos y las desintegramos a lupa a modo de juego.
No obstante nuestra perspectiva puede ser errónea estudiándolas más de cerca. No daré la lata acerca del complejo sistema social de estoy artrópodos, pero me surgen unas dudas. ¿Cuál es la diferencia entre la mentalidad de una avispa y una hormiga, que socialmente son tan parecidas? Por seguro tengo que las avispas sí conciben a los seres humanos como criaturas. Pudiera ser que fuese un asunto de dimensión, de que la avispa vuela y puede ver seres muy gigantes para ella por el hecho de ir por las alturas (y entonces las hormigas que vuelan serían deficientes mentales, supongo) o que la conciencia de la avispa es superior por X motivo que no conocemos. Quizá la diferencia en los tamaños sea suficiente.

Yo no pienso que la hormiga sea tan básica. Pueden alimentarse de seres inmensos y planear estrategias contra ellos. De hecho, pueden mordernos, y eso es muy importante. El que no concibieran a los humanos conlleva que no sabrían distinguirnos de algún evento natural, por lo tanto debiesen, bajo esa lógica, morder a un trozo de rama que les cayera encima o morder la tierra porque el viento movió partículas, o tal vez defenderse a mordidas de una pequeña gota de agua (pues la tensión superficial las supera y pueden quedar presas). Hay algo, tal vez el movimiento, que define para las hormigas qué está vivo y qué no. Las hormigas entonces pueden reconocer la vida, y en esos lapsos de "claridad" podrían saber que se enfrentan con alguien, no con algo. Para el resto del tiempo, pasaríamos desapercibidos frente a ellas.

Una hormiga tiene tanto inteligencia individual como de enjambre

Una explicación de este fenómeno es que las inteligencias pueden ser individuales o de enjambre. Las hormigas agrupadas son las que planean estrategias, sobreviven inundaciones y atacan seres inmensos. Pero una hormiga por separado, castrada de su inteligencia de colmena, ha de comprender el medio de forma global mucho menor de lo que un enjambre parece entenderlo. Hay que notar que el enjambre entero comprende su entorno muy bien, mejor que nosotros incluso, pero esto es por un esfuerzo grupal, en el que el instinto y la evolución han hecho la mayoría del trabajo. ¿Cuál es la capacidad de una sola hormiga?
Las exploradoras en busca de otros nidos, o que se alejaron mucho en su búsqueda de alguna comida dulcecita, son capaces de volver a su refugio sin siquiera titubear. Esto es posible por su capacidad de regar feromonas y también por su memoria: son capaces de recordar el aspecto del paisaje, y así retroceder sus pasos. Eso habla muy bien de una hormiga.

Y es que una hormiga no abandona nunca la inteligencia de enjambre, por muy lejos que esté, ya que es el producto de su sociedad y está “configurada” así desde el nacer. Tan sólo que no puede actuar en conjunto porque está sola.
La imagen de arriba corresponde a una hormiga tigre que quiso capturar ella sola a esta mariposa, aunque nos dice el autor (o autora) de la fotografía que no lo logró. Las hormigas tigre son gigantes al lado de las que tenemos en casa, y de hecho tienen un aguijón venenoso[1]. Estas hormigas tienen un comportamiento menos socializado, con lo cual nos pueden ayudar a ver la relación entre la inteligencia de enjambre y la individual.

U otra idea más alocada: tomar una hormiga en su estado larvario y hacer que crezca fuera de un ambiente con otras hormigas, sin ver una en toda su vida. Allí notaríamos una diferencia y sabríamos qué cosas de su conducta vienen dadas por el instinto de la hormiga, y cuáles otras por el raciocinio colectivo de su enjambre. Luego habría que comparar nuestra hormiga exiliada con especies que efectivamente viven solas, como las variedades de hormiga león, si es que no son tan distintas de las hormigas caseras.

Pero una hormiga "civilizada" puede buscar alimento sola y luego comunicárselo a las demás, aunque en la práctica sucede que comunica a la vez que busca. Una hormiga solitaria puede morderme a mí, con lo que la tesis de las inteligencias múltiples e individuales para estos casos no aplica.

Las hormigas muerden humanos en defensa propia
La mordida es un acto de defensa, y para que algo sea interpretado como un ataque, no como un suceso catastrófico, hay que poder reconocer entre algo o alguien. Algo es accidente, pero alguien es ataque. Por ende, bajo esta lógica, una hormiga sabe reconocer a un ser humano, por lo menos cuando este se comporta agresivo. Lo que una hormiga no puede es entender un ataque con una manguera, con una lupa, etcétera. Debe haber intermediación física.
Esto es un argumento lógico. Si ustedes, lectores que leen de hormigas en vez de aprender de ellas en el jardín, sufrieran un evento catastrófico como un terremoto, sin siquiera razonarlo lo registran como un fenómeno del entorno. Si lo reconocieran como un ataque, intentarían ya no solo escapar, podrían querer defenderse, y golpear o dar de balazos al piso para que se deje de jodas. Una abeja nos ataca con relativa facilidad, y lo mismo una hormiga. La diferencia radica en que las hormigas son menos molestadas por ser más chicas.

Somos nosotros quienes no las comprendemos a ellas. Dejemos de difamarlas entonces…

PD: Me interesa volver a escribir sobre hormigas, una vez ha pasado poco más de un año del artículo que fue el más popular de El Gran Compendio durante 9 meses. La fecha original de la publicación es el 14 de Marzo de 2011, pero fue modernizada tras una re-edición importante.
En este artículo vimos recién la pregunta primera: una hormiga nos puede concebir a nosotros. Pero ¿Pueden concebir nuestras intenciones y, finalmente, nuestra tecnología? En todo caso, estoy atareada, y no prometo escribir el artículo.

Enlaces y referencias:

[1] No resulta mortal para el hombre, pero sí sumamente doloroso o inclusive incapacitante. Al igual que una picadura de abeja, se puede llegar al caso extremo de muerte por anafilaxia, en una reacción alérgica extrema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada