Hay bastantes entradas como borrador, y varios links no funcionan. Se solucionará a ritmo semanal, y habrá entradas luego del tiempo de descanso que tomé. Saludos!

13 mar. 2011

La bolsa misteriosa de Santa

Nota: Esta entrada, de verdad, es altamente compleja y comprime demasiada información, simplificada por la analogía con Santa. Si yo no supiera del tema y viera esto acá, no hubiese entendido. La recomendación es averiguar sobre estados cuánticos, valores propios y superposiciones en otro lugar, porque esto no es educativo por sí mismo, y sólo echa a andar una analogía con un propósito excéntrico.
Nota: Esta entrada, en serio, es altamente sencilla, pero fue acomplejada para que parezca así como de mecánica cuántica. Si yo fuera un niño convencido de su no existencia, seguiría sin creer. La recomendación es averiguar sobre la supertela con pelusas marca acme, apelotonamiento de regalos y mapas con casas de niños en otra parte, porque esto no es una desclasificación extensa. ¡Sólo es para mostrarles la verdad, pero no a fondo!

Luego de unos días en silencio porque la CIA y la NSA me pillaron desvelando cómo es en realidad Santa Claus, he vuelto en gloria y majestad, aunque me van a inyectar suero de la verdad para que revele cuánto he revelado. Eso es estúpido, pues bastaría que visitaran este blog, pero en el búnker a mil metros de profundidad no llega la señal.

Ya zanjado el misterio tan raro de cómo Santa podía realizar su viaje en una sola noche y ya teniendo en cuenta cómo es en realidad el ancianillo este, tenemos que ver uno de los más grandes misterios de la humanidad, junto a si existe la Higgs, si hay un eslabón perdido o si hay un conejo o no en mí jardín. El problema de la bolsa de santa Claus. 
Recibí quejas de la NSA por la excesiva cantidad de negritas en los textos de Santa, y la CIA me amenazó de muerte si no dejaba de escribir en cursiva, así que ahora subrayo, ¿Cómo les parece?

Pero esto no es ningún misterio teniendo en cuenta la última afirmación que les dije sobre Santa. Lo que importa de santa es lo que nos acordamos de él, no él en sí mismo. Y volví a hacer negritas.
Este hombre preferiría que Santa no exista

La bolsa de Santa Claus es lo mismo, pero el anciano se las ingenió para llevarlo a los límites de la tolerancia de los adultos, de modo que a muchos se les pararon los pelos de punta hasta sacar la lengua. Muchos se preguntarán como en una condenada bolsa roja hecha de quizás qué tela dudosa y llena de pelusas cabe tanta porquería para los niños.
Primero que nada: no son porquerías para los niños, lo serán en cuanto a ellos ya les aburran esos regalos. Segundo que nada, es común pensar, en una visión clasicista, que la bolsa debiera ser imposiblemente grande y elástica y los juguetes muy, muy pesados, hasta que los renos no pudieran volar (como si con Santa encima esto no ocurriese, pero recuerden que Santa como gordo y como trineo no demuestra su naturaleza mixta nunca a la vez). Por último, ni tan siquiera alguien que saque un magíster en tetris podría lograr ubicar tantos regalos de los millones de niños del mundo en un espacio pequeño, ya que de todas formas pesaría lo mismo que repartidos a lo bruto. El secreto de la bolsa de Santa es... la superposición del recuerdo de los juguetes.

Vamos, que Santa tampoco es un supergenio o un elefante y, entre tantos millones de porquerías para los niños no se va a acordar de todo. Santa tan sólo recuerda los múltiples juguetes con los que puede ir la bolsa cargada, que es el estado de esta bolsa, eso mientras la deja detrás del trineo. Cuando la logra ver, se revela alguno de los regalos como si fuera magia.
Es idéntico a cuando nosotros intentabamos descubrir si Santa iba de obeso o de trineo. Lo que a final de cuentas importa es lo que nosotros sabemos de Santa, no el viejito en si. Mientras no veamos a Santa, la información que tengamos de él describe al Viejo Pascuero, con lo que tenemos que Santa es todo lo que conocemos de cómo podría ir en su viaje por el mundo: gordo/trineo o gordo+trineo, si se quieren poner matemáticos los pequeñines. Si se quieren poner pragmáticos, entonces Santa efectivamente es un gordo en trineo, pero eso mientras no lo logremos ver y desmuestre una de sus dos facetas.

Hasta mirar, el estado de la bolsa trae a todos los obsequios
Pero la bolsa de Santa es más complicada, porque tiene millones de regalos diferentes, y algunos regalos son los mismos pero hechos en China, ensamblados en quizás que parte; o de otro color. Eso significa que tendremos que llamar a lo que Santa conoce de la bolsa "Bolsa en su estado navideño". Mientras Santa no abra la bolsa y se acuerde qué demonios puso, la bolsa tiene el potencial de información de todos los regalos de ese año, de todos los niños y niñas del planeta (y ya sé que quizás me golpeen a patadas por hablar de "potencial de información", pero a Santa eso no le importa).
Lo interesante pasa cuando vemos que el estado de la bolsa depende de los múltiples juguetes, y como hay casi infinitas combinaciones de juguetes que pueden estar (en la bolsa en realidad podrán caber tres o cuatro, por el tamaño de estos) metidos, hay infinitas variantes en el estado de la bolsa. Eso es una basura, pensaron los adultos, así que por eso discriminaron a Santa. Sin embargo, no estoy suficientemente segura de yo poder explicar esto bien sin que a los niños se les desorbiten los ojos, así que las combinaciones de regalos ilógicas dentro de la bolsa nos tienen sin cuidado en esta descripción. Lo que interesa es que al abrir por fin la bolsa, hay ciertos juguetes que pueden aparecer con otros, y otros juguetes que juntos no caben, así que nunca saldrán. Son juguetes posibles en una casa.
Es decir, para la Bolsa en estado navideño hay una combinación de Automóvil todoterreno + pelota saltarina, pero al abrir la bolsa nunca veremos esos dos juguetes juntos porque el auto es muy grande y no caben juntos. Hay otros regalos que sí podemos ver aparecer juntos, cómo un muñeco de Ken y uno de Barbie, y cuando veamos dentro, el estado navideño cambia al estado de juguetes posibles en una casa, porque ya miramos dentro, y el viejito pascuero recordó que era lo que iba adentro, tiene otros datos ahora de acerca de su bolsa. Santa es listo, no combina cosas de varias casas, así que los únicos juguetes que de verdad apareceran en la bolsa juntos, que son observables, son los juguetes para una sola casa. Si se fijan los niños, por muchos hermanos que tengan, todos sus juguetes pueden caber en un saco tan grande como el que puede llevar un obeso en renos.

Esto es de importancia importante, ya que todo lo que conocemos de la bolsa es el estado navideño de esta. La bolsa ES el estado navideño. Como miramos dentro el estado de la bolsa cambió a uno de Juguetes posibles en X Casa, porque el conocimiento de la bolsa cambió. ¿Se dan cuenta los niños del planeta cómo Santa puede llevar a todos los juguetes de la humanidad hasta que no observe la bolsa? Jo jo jo. Lo interesante es que no se trata de un simple olvido de Santa, porque al Santa no recordar que hay en su bolsa, la bolsa no pesa nada. Santa hace este truco muy bien, y no observa su condenada bolsa porque sabe que esta no se comporta igual a como si fuera a una de las casas y fuera a salir una combinación de juguetes concreta. O sea, San Nicolás sabe que su bolsa no pesa nada en el viaje, porque su saco pelusiento en verdad actua como si llevase todos los juguetes a la vez (incluso las combinaciones que no le corresponden a ninguna casa), y esta propiedad no cambiará hasta que se intoduzca en la casa y abra la bolsa para ver qué había. Ahí es cuando aparece una combinación de juguetes observable, y como los jueguetes pesan, la bolsa lleva el peso. Santa es un genio y además un debilucho, cómo la ven.

Si eso no te cabe en la cabeza,  niño del mundo, leelo de nuevo, releelo y entiende que el estado de la bolsa es la bolsa; eso hasta que la abras y veas qué había en su interior junto a las pelusas. Si entendiste algo de esto, queda a tu criterio el definir si la bolsa es en realidad las múltiples combinaciones de obsequios o si es lo que podemos conocer en el momento previo, que a nivel de esta revelación pascuera da lo mismo.

Repasa muy bien lo que has visto
No me daré más rodeos, ahora saben, por difícil que les parezca (seguramente no me entendieron nada y creen que sí), cómo Santa mete tanto regalo dentro. Sin embargo, el rodeo se lo darán ustedes pues tengo que ver cómo sigo revelando más secretos del Viejo Pascuero, por lo que ustedes tendrán suficiente tiempo para releer toda la sección y entender de verdad, porque apuesto que en realidad no tienen idea y se han formado falsas ideas; a menos claro que ya leas sabiendo sobre Santa, y estos artículos te parecerán demasiado obvios y nada educativos (aunque hay varios por ahí que se juran expertos en la navidad y no entienden bien esto de la bolsa).

La próxima entrada tratará sobre otra forma de entender que no podemos saber en qué lugar exacto va santa, y la velocidad que lleva al mismo tiempo, ¡Pero desde el punto de vista de los renos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario