Hay bastantes entradas como borrador, y varios links no funcionan. Se solucionará a ritmo semanal, y habrá entradas luego del tiempo de descanso que tomé. Saludos!

15 ago. 2011

Escalafón 2 - El límite animal

Debes saber y entender esto primero:

-El árbol no se basa en la historia humana.
-Esta entrada es considerablemente larga
-La lista rápida, la primera que verán, está compactificada.
-Este peldaño puede cambiar, aunque no es la idea.
-Está pensado para civilizaciones comparables a la nuestra.
-Cada ítem trae implícitos sus componentes anteriores.
-No se basa en modelos artísticos, culturales o religiosos.
-Cada ítem se presenta cuando es demasiado probable que se presente, o cuando sea inevitable.
-Cada Técnica puede transformarse en Arte o en Ciencia
-La lista no toma serendipias aleatorias.

Si no entiendes estos puntos ni la nomenclatura y ves esto te vas a confundir. Es mejor que partas desde el principio o que te refresques la memoria sobre estos puntos. También recomiendo una visita al glosario, si aún así te sientes perdido.


La lista rápida:
3 – Tratado del barro T/ 11 + 151
7 – Molienda T/ 21
9 – Pesca T/ 11 + 61
10 – Proyectiles E/ 141
11 – Ciclo horario D/ 221
21 – Cacería T/ 61 or 131
33 – Lavado T/ 11 + 61 or 121
34 – Sabores E/ 121 or 131
36 – Fuego T/ 41
38 – Oleaje D/ 11 + 161
42 – Madera M/ 51
43 – Piedra M/ 141
46 – Flotación D/ 11 + 51 or 121
51 – Metales M/ 21 + 141
57 – Terreno M/ 141 + 151

La lista lenta:
He denominado al segundo escalafón como El límite animal. Veremos paso a paso por qué y, tal vez quedarnos con un sabor de boca curioso al ver que los propios animales están por debajo del rango máximo que se expone en este nivel de civilización. Realmente da para pensar que en un escalafón con decenas de peldaños, las formas de vida que conocemos no superen el segundo.
Cualquier cultura extraterrestre que tenga procesos de nivel tres, entonces, puede ser un aspirante a civilización. Podrían perderse en el camino, y todavía es muy temprano para pensar que son una cultura en el fiel significado de esta palabra. Nada nos dice que ese sea el límite animal en todos los mundos habitados, por supuesto, este es el límite de nuestros animales.
Mis ideas califican a una especie como civilización entre la especialización cultural o el sedentarismo. Escalafones cuatro y cinco, respectivamente. Por supuesto, de momento no tenemos razones para considerar que una especie se vuelva sedentaria, esto es, que comience a asentarse en un único lugar, en vez de ir por allí y por allá. De partida, tiene varios inconvenientes, pero el más claro y evidente es que si no te mueves a los recursos, los recursos deben ser movidos hacia ti. Y eso conlleva la creación de un sistema de tránsito, reglas para la movilización, y mucho más tarde una modificación del entorno, drástica quizás.
Pero de momento no, hasta ahora no es para nada provechoso vivir en un lugar fijo. Lo más probable es que nuestra especie de pruebas migre dependiendo cuándo, dónde y cómo aparecen los recursos que necesite. Por lo demás, la controversia sobre si una especie necesita volverse sedentaria, o puede existir una cultura tecnológica (y muy tecnológica) perfectamente nómada, es algo muy interesante de discutir, pero todavía no. Tomemos la actualidad de nuestros aliens de ejemplo el que si necesitan algo, van por ello, y si no, pues se quedarán. Algo de tiempo libre les quedará para irse especializando, algo con lo que, por nombrar un ejemplo, no cuentan muchas especies herbívoras de nuestro mundo.
Ellos se dedican a comer, a comer, comer y comer. Todo el día, menos cuando duermen o les da sed. Entonces van a beber. Pero pasan así todo el día, su digestión les pide cantidades groseras de nutrientes, y los vegetales que consumen tienen muy poco de provecho. Por eso deben ingerir demasiado.
Nosotros al ser carnívoros no necesitamos tanta comida, con lo que estamos salvados y tenemos tiempo para nuestros asuntos en el OCC (que ya mencioné a qué refería esta abreviatura).

Carnívoros somos, pero no a tal nivel.
Pero me temo que he tocado un punto bastante controversial, y es que acabo de decir que nosotros los humanos somos carnívoros. Es evidente que no somos ni fuimos comedores de carne en su totalidad, de lo contrario no hubiéramos desarrollado la agricultura. Sin embargo, estoy haciendo un análisis con los antecedentes biológicos y evolutivos con los que cuento. Comentarios a favor y en contra serán apreciados.
Primero ignoremos las rencillas acerca de si es bueno, ético, el comer carne, o cosas como ser vegano. Esas son discusiones que no interesan absoluto para el árbol (ya que tratan de factores sociales). Esto es acerca de el comer carne en sí mismo, y cómo puede esto ayudar o perjudicar al progreso tecnológico. También trata de por qué esto es, o tal vez parece, ser así.

Como mencioné, un ser herbívoro tiene la gran desventaja de necesitar la mayor parte de su tiempo para comer. El alimentarse de hojas, pasto o tubérculos es comprobadamente algo bastante soso. Los animales herbívoros son en promedio mucho más grandes y pesados que sus depredadores, con lo que deben ingerir cantidades colosales de plantas para subsistir. El que sean grandes es sólo un punto de vista: son los carnívoros los pequeños. Esto es así porque la naturaleza es sabia: los depredadores son menores en tamaño y cantidad para que no se coman a todos los vegetarianos. Así de simple. Aparte de eso, deben ser animales ligeros para ser ágiles, y así poder ejercer la cacería sin problemas. Si los herbívoros fueran rápidos y los carnívoros grandes y torpes, pues no habría un equilibrio adecuado.
Por supuesto que estas son generalizaciones: un conejo se mueve muy rápido y es pequeño, y sus predadores son más grandes y pesados, aunque también muy ágiles. Y ahí está el quid de la cuestión: en estos casos, los carnívoros se juntan en grupos, derriban animales grandes y así alcanza para todos. En respecto a seres como un conejito, las aves rapaces, por ejemplo, planifican. Arman estrategias grupales para que el pobre o los pobres conejos se conviertan en comida. El nivel intelectual de los carnívoros es en la mayoría de casos superior al de las presas, porque lo necesitan para desenvolverse. La vida del carnívoro es mucho más difícil que la de vegetarianos, en ese aspecto, pues debe encontrar la comida y luego derrotarla.

De hecho, entre los animales más inteligentes del mundo, sólo hay uno que no come carne: el elefante. Todos los demás: humanos, delfines, chimpancés, pulpos, cuervos, perros, comen carne o se las ingenian para comer de todo, como los cuervos. Todos los inteligentes en este planeta son predadores. Nosotros comemos carne, somos inteligentes y tecnológicos.

Y ellos sí  que son omnívoros, nosotros no somos tan versátiles.
Otro punto que interesa en este análisis es precisamente nuestra dieta omnívora. Pero no creo que ese término sea el preciso: con sólo ver a los mapaches, a los osos y a los cuervos es simple darse cuenta de que nosotros no caemos en esa clasificación. Ellos son verdaderos animales omnívoros, y nosotros no estamos en condiciones de compararnos con la dieta de un mapache, por ejemplo. Así que yo pienso que somos carnívoros en proceso más que omnívoros. De hecho, a nivel evolutivo parecíamos ir derecho a la alimentación absolutamente carnívora. Nuestra civilización nos acostumbró otra vez a una dieta mixta.
Veamos. Doy por sentado que todos saben que el sistema digestivo humanos contiene algo llamado apéndice, y su nombre es clara referencia a su condición. No se ponen aún de acuerdo los expertos en si cumple alguna función precisa, o si simplemente es un remanente. Es por todos sabido que de hecho está ahí para dar problemas, y uno puede extirparse el apéndice y no enterarse de alguna subfunción que este tenía. En la antigüedad, este apéndice formaba parte de un sistema digestivo mucho más complejo que el que tenemos actualmente.
Y con algo más complejo me refiero precisamente al aspecto vegetal. En términos químicos, digerir carne es muchísimo más sencillo que el digerir fibras vegetales. Y como extensión, la carne reporta mayores nutrientes que una porción vegetal que pesen lo mismo. Los estómagos y sistemas digestivos de los seres herbívoros son en extremo complejos, basta con estudiar la digestión de los rumiantes, como cualquier vaca. Al lado de nuestra amiga vaca, nuestro sistema digestivo es completamente inferior. De hecho las vacas pueden consumir leche de vaca y nosotros en un principio éramos todos intolerantes: la tolerancia a la lactosa es un bien evolutivo de los últimos miles de años, nada más, y todavía hay segmentos de población que simplemente no pueden consumirla. Vayan a Siam, Tailandia o cómo se llame y pregunten.
Las vacas tienen un sistema digestivo demasiado complejo.
La leche de vaca es altamente complicada de digerir, porque está hecha para entregarle a un ser que pesará varias veces más que nosotros nutrientes necesarios, y encima es leche de herbívoros.
También es muy conocido que son muchas las especies herbívoras que se tragan piedrecillas para ayudarles en su digestión de vegetales, lo que da cuenta de lo difícil que es hasta para ellos mismos su propia comida.

Pero lo importante es que no tenemos un sistema digestivo para ir y comer cualquier pasto u hoja que se nos dé la gana, pero bien que podríamos comer la carne de animales que ni conocíamos (la mayoría sabrá a pollo). O sea, somos carnívoros en proceso, nuestro estómago se desespecializa para dar paso a una complexión mucho más delgada, enclenque y de menor peso corporal, con lo cual el comer carne nos basta y nos sobra.
Por otro lado, la forma de nuestros dientes también incita a pensar, ya que si fuéramos completamente herbívoros nuestra dentadura sería otra. Pero tenemos dientes para cortar también, no sólo para moler. Si fuéramos 100% carnívoros nuestra situación sería diferente también, pero resulta algo en el medio, aunque no seamos omnívoros en el real significado del término.
Para finalizar, tenemos una visión de 180 grados, en colores y tricrómata. La buena vista también es un antecedente carnívoro, sobre todo si es de 180°. Tenemos visión de cazador. Sólo nos superan las aves de presa, también carnívoras, y algunos insectos. Podrían alegar que esta vista nos serviría para huir de los verdaderos depredadores, pero ya hemos visto que estamos en un paso intermedio, siendo más carnívoros que otra cosa. Para allá íbamos. Yo sólo veo mayores antecedentes, en el lado evolutivo y biológico, referentes a comer carne y ser predadores. La mandíbula, el estómago y la visión superior es todo lo que necesito. No tenemos garrar ni nada de eso, porque nos tocó lo de ser primates, venimos evolucionando a partir de herbívoros y frugívoros. Alguna razón tuvo que darse para salir de los árboles ¿No?

En fin, tenía que hacer notar mi postura, porque la alimentación de las criaturas es fundamental en el tipo de sociedad que funden. Técnicas valiosas como la agricultura, el sembradío, cosechas, la ganadería o la cacería son impulsoras principales de tecnologías superiores, y una especie con una alimentación no carnívora o no herbívora no desarrollaría técnicas en uno u otro sentido porque sencillamente no son necesarias. Por eso y las razones ya dichas tiendo a pensar (pese a mis intentos de imparcialidad) que las civilizaciones tecnológicas deben ser omnívoras.
Ser 100% herbívoro me convertirá en un dependiente del alimento, y difícilmente podré gasta otro tiempo en hacer muchas cosas, porque siempre habrá comida para mí. Y de hecho, seguramente por el hecho de ser vegetariano no tengo suficiente inteligencia para generar una sociedad creativa.
Ser 100% carnívoro me garantizará mucho más tiempo libre, y soy más inteligente en promedio que los otros seres, pero no tengo necesidad de cambiar. Si cazo un gran animal, me alcanza para muchos días, y si no es tan fácil cazar, también deberé gastar tiempo en buscar presar, ser sigiloso y esas cosas. Si soy un cazador en extremo eficiente, no necesitaré tecnología en lo absoluto, porque me lo garantizaré todo por mis propios medios. Es más, de seguro la necesidad de ser ágil me impedirá generar manos, tentáculos, trompas o lo que sea que se asimile a estas, para así poder desarrollar herramientas. Esto no lo digo con mucha firmeza, aunque si necesito ser aerodinámico, las formas físicas para ello no incluyen, al menos en nuestra naturaleza, estas manos, salvo que seas un murciélago o un pterosaurio, pero no eres tan aerodinámico así. Para correr, se sabe que requerimos cuatro patas, es mucho más eficiente que ser bípedo si se necesita cazar. Da más velocidad y mayores puntos de apoyo, así que no me voy a tropezar ni nada. Los delfines no necesitan manos tampoco, la forma de su cuerpo es la óptima, y figuras parecidas la naturaleza las ha implementado tanto en peces, como en reptiles y mamíferos. Está probado que ser con esa forma funciona. ¿Para que algo como manos, si mi cuerpo ya es 100% optimo a su tarea?
Por eso se debe ser algo intermedio. Se debe necesitar un cambio para cambiar, eso es evidente. Si somos vegetarianos no vamos a poder cambiar, y si somos predadores no vamos a necesitar cambiar, así que estamos en un lío. La cumbre del desarrollo técnico es entonces para lo no suficientemente aptos. Qué curiosa conclusión, pero eso es lo que aplicaremos acá.

Regresemos al hilo central. La tónica de este escalón es el surgimiento de las primeras técnicas. Previo a eso los animales utilizaban lo que llamo técnicas naturales, sus propias capacidades físicas, con el fin de satisfacer sus demandas biológicas, además de la Técnica de la exploración, que se da por naturaleza misma en seres que pueden desplazarse, ya sea que estén buscando algo o funden su propio territorio. Pero aquellas técnicas que no son las innatas de la criatura y que además dependen de algo externo se comprenden y relacionan con la utilización de herramientas. Las primeras técnicas, por tanto, pueden aparecer por el beneficio biológico, pero llegará el momento en que la propia capacidad intelectual de estos seres expanda sus necesidades en pos de satisfacer a la técnica. Eso es vital, aunque esta conclusión me pareció curiosa, ya que hace que un ser comience a depender de sus tecnologías hasta el punto en que avance en el ámbito no para sí mismo, sino que para mejorar las técnicas que ejecuta. En el mundo moderno vemos eso cada día, pero nosotros ya estamos inmersos. Los sujetos de prueba en pocos escalones más, entonces, van a llegar a un punto de no retorno, en el que no puedan dejar de civilizarse, porque las conductas de especialización ya se alimentan a sí mismas. Introduje muchos conceptos en un solo párrafo, así que si se confunden en algún momento, creé el glosario del blog, con todo lo requerido. Hay muchos términos que dan mucho de sí, y el significado de estos se irá forjando mediante miremos a nuestra especie de pruebas, pero el glosario trae las generalidades.

Las técnicas naturales para cazar, por ejemplo, son de pronto acompañadas por técnicas de cacería con herramientas como una simple piedra, y el paso del tiempo se encargará de expandir esta técnica por sí misma, si el intelecto de nuestros salvajes así lo permite. Eso no podría pasar hasta que dicha técnica sea lo suficientemente efectiva como para no poder prescindir de ella. Una vez esa norma de no retorno, las técnicas van especializándose por pura inercia.
Todavía no comenzamos a modificar las propias herramientas naturales en este escalón, no obstante, y nuestras técnicas se basan en lo que podemos reconocer y recoger. Un proyectil aún no puede transformarse en un proyectil punzante, y el proyectil punzante aún no puede ser parte de una lanza, pero estamos en el comienzo, y el usar una simple piedra para aturdir o asustar ya va por encima de la mayoría de criaturas vivientes de nuestro mundo. El que las técnicas se expandan por su efectividad misma o por el aumento de inteligencia de las criaturas puede ser estudiado con detenimiento cuando veamos una cultura de clase dos, si es que pudiéramos acceder a una, claro está, y hasta esa observación estaremos en ascuas sobre varias de nuestras primeras técnicas, aunque la mayoría va a opinar que se debió al aumento de nuestra propia inteligencia a lo largo de la evolución, no al revés y que el uso de las herramientas forzó a la humanidad a ser más astuta.
Lamentablemente no hallé ningún pulpo.
Por ejemplo, cuando un pulpo es obligado a resolver un laberinto, pues usó su mente en una especialidad que en su naturaleza normal jamás hubiera requerido. ¿Qué pasa si dejamos al pulpo toda su vida haciendo diferentes laberintos? No se debe a que el pulpo por sí mismo sea más inteligente, sino a que se vio forzado a utilizar su inteligencia que ya tenía. Por eso muchos animales nos parecen tan astutos cuando los sometemos a cualquier clase de problema, y es que el potencial de estos es superior al que les exige su medio natural.

Vamos entonces a recorrer por estas técnicas, algunas dominadas por ciertos animales, y los conceptos que los demarcan. Todavía no sabemos si esta especie ficticia tiene también una inteligencia superior a la que usa, o si esta aumentará con el paso de las generaciones por pura evolución. Por supuesto que en casos no hipotéticos será una comunión entre ambas, cosa que debe ser revisada minuciosamente.


3- Tratado del barro T: Agua + Tierra
Pues, la primera composición existente en este árbol tecnológico es bastante obvio (recordemos que los ítems del paso 1 eran las bases, no provenían de nada). Y no podría ser de otra forma ya que estamos en el límite animal, y hasta acá, el segundo paso apenas, se tiene que aprender a partir de lo básico. Incluso siendo esto muy elemental al análisis.
Tierra y agua forman barro, y la facilidad de obtener ambas cosas en un entorno de pruebas como el que estudiamos hacen que sea una técnica de forma inmediata; recordemos que nuestro mundo de pruebas tiene el estándar de calidad, es como nuestro planeta. O sea, cualquier ser que tuviera conocimiento del barro y de sus características podría manipularlo para hacer trampas, o quizás de camuflaje manchándose con el. Por supuesto, a nivel de civilización, ese conocimiento implica además la diferencia entre explotarlo cuando se encuentra y fabricarlo a partir de sus ingredientes del escalafón uno. Aquella diferencia es bastante valiosa, aunque no consideré el dividir el barro en dos ítems ya que sería algo muy engorroso el hacer valer esa diferencia, que francamente es un aspecto no tan relevante como otros acá, por ejemplo el fuego.
El barro, con las condiciones climáticas adecuadas, se secaría hasta volver a ser tierra, o podría utilizarse para hacer las más simples figuras, con lo que la diferencia entre su simple obtención y su creación podría indicar el grado de desarrollo de una especie, y un gran salto ante el resto de la fauna. No tenemos especies que creen su propio barro, aunque gusten de usarlo. Por ende, si un día podemos disponer de una especie en la clase dos, deberemos considerar el observar cómo utilizan el barro. Crearlo a propósito, no tan sólo explotarlo, marcaría una diferencia increíble respecto a la gran mayoría de animales, sin interesar en qué terminen usando dicho barro.


En su salsa.
No obstante, la utilización del barro también cuenta. Aquello animales que sepan usar barro más allá de lo que hacen los cerdos y elefantes (el refrescarse e hidratar la piel) podrían ser candidatos, pues hay un gran abismo entre el mancharse con él para el camuflaje a empezar a moldearlo, sí que es un gran paso. Y el crear barro, como ya dije, tal vez ni siquiera sea candidato, sino que va ya en carrera a ser una especie tecnológica. Puede ser, por qué no, que el barro artificial, no recolectado del entorno, sea la primera tecnología de esa especie y de la humanidad, aunque no haya una máquina que cree nada, eso vendrá muy a futuro.

7- Molienda T: Principio de dureza
La molienda es la técnica por la cual una cosa de mayor dureza, a cierta velocidad o con cierta presión, puede no romper, sino que ablandar algo. Al igual que el trato al barro estas son nociones que permitirían descubrir candidatos a seres que podrían llegar a ser civilizados, tan sólo viendo su relación con el entorno en base a esta técnica. Por ejemplo, es muy distinto moler algo con las manos empuñadas y golpeando, que con la palma y ejerciendo presión, sin golpes repetidos. Mucho más arriba en esto quedaría el utilizar no las manos, sino que alguna piedra, algo mucho más duro que ejercer contra lo más blando... por eso necesitamos el principio de dureza: sin noción de que algunos objetos específicos son más resistentes que otros, es imposible pensar en moler cualquier cosa.
La molienda ya servirá a futuro para crear combinaciones de sustancia viscosas, aunque por supuesto hay que descubrir otras sustancias en la naturaleza primero, y tener un motivo para mezclarlas, en caso de que el ocio, la creatividad o la curiosidad no sirvan de motor para ello. Podría darse la simple casualidad, como muchos de nuestros productos de cocina, o un real propósito, el cual se perderá en la historia antigua de las criaturas. Pueden crear un ungüento que alivie de la picazón de un mosquito, pero ¿Cómo descubrieron que esa mezcla servía para ello? Por lo tanto, datar la fecha en que esa mezcla se comenzó a utilizar es algo engorroso, tanto o más como lo es para nosotros el definir cuando el hombre generó su primer reloj de sol: un simple palo enterrado en una superficie plana. Nuestra cultura N° 2 está no tan lejos de invenciones similares, pero todavía no generan estas por que no son necesarias, no se les ocurre o están estructurando una sociedad, poniéndose de acuerdo en las cosas. No es eso último algo que se haga a conciencia, es sólo el ritmo de la civilización misma la que hace que esta comienza a sentar sus cimientos en algún momento de estos primeros escalafones.

Haré un paréntesis para referirme a estas invenciones básicas, y al modo de su descubrimiento por nuestra especie de pruebas, una vez sean arqueólogos y estén interesados en estudiar su pasado y sociedad. Es muy probable, al igual que nosotros no podemos dar con la fecha primigenia de la invención del reloj de sol, que estos sujetos lleguen a una conclusión similar: en cuanto a la cultura se le presente la necesidad, el invento, al ser tan básico, haya tenido múltiples inventores a lo largo de las generaciones, en tribus que no tenían contacto ni relación una con otra.
Habrá otros inventos un poco menos fáciles en escalafones muy básicos, y el lograr determinar cuales se dan espontáneamente, y cuáles no, haría dar cuenta a nuestros investigadores sobre el grado de comunicación que tribus muy distantes tienen entre sí, junto con otros rasgos ya conocidos, como lo son sus procesos idiomáticos y tradiciones. Siempre debemos recordar la individualidad de cada cultura, pues esta dependerá del grado de comunicación efectiva que tenga una cultura antes de unificarse.
Cada lobo entiende el aullido de cada lobo de cualquier manada.
¿A qué me refiero con unificación? Doy casi por sentado que una especie con las aptitudes mentales suficientes comenzará a generar civilización tarde o temprano. No es una sola tribu humana la que construyo una ruca. Tipos a miles de kilómetros también lo hicieron, y algunos más en otro continente también. Sería difícil de creer que sólo un clan particular desarrolló tecnología, y que ese sólo o bien eliminó o incluyo a las demás tribus que se iba encontrando en su camino. Son varias culturas que no están unificadas. ¿Cuándo nuestra multitud de civilizaciones pequeñas se unirán en unas más grandes, y cuando esas más grandes en una cultura planetaria? Pues depende sólo de la comunicación efectiva y de los intereses (o peligros) comunes. Por supuesto que entre más tribus esparcidas por el planeta hayan, mayor paso se da al aislamiento o a las rencillas entre unas y otras, y por lo tanto, la comunicación efectiva debiera ser menor que en una civilización que tuviera un único punto de nacimiento. Cada cultura inventaría su idioma, distinto al del clan de diez kilómetros más allá, y llegarían a no entenderse, según el grado de contacto que tengan.
La relación entre el aislamiento y la diversidad cultural y étnica indicen directamente en la comunicación efectiva. La única excepción a esta regla la veo en una civilización demasiado santurrona, la cual ya tenía una comunicación universal asentada en su patrón genético o en su instinto. O sea, todos los lobos, de cualquier manada, entienden los aullidos de todos los lobos, de cualquier manada. Pero en el caso humano la comunicación efectiva fue baja desde el principio, pues la especialización de nuestro idioma comenzó muy rápido como para evitarlo (recordemos el punto de no retorno: esta variedad lingüística en un momento se hizo ineludible y empezó a mantenerse por sí misma).

Pero esto no es sinónimo de que para una buena comunicación efectiva, hace falta una precariedad de las Técnicas de lenguaje, sería un tanto paradójico. Pero, recuerden, también entra en juego la cantidad de culturas independientes que puedan ir surgiendo por ahí y allá. Una rápida unificación beneficiaría la especialización del idioma sin perjudicar nuestra comunicación efectiva.
Esta comunicación efectiva no es tal en este momento aún, pero el concepto se entiende. Y, otra anotación, la rapidez de la unificación se encuentra con problemas inherentes a la propia tecnología. Depende qué tan difícil hacen nuestras herramientas el trabajo de comunicarse y entablar un diálogo. Es como si quisiéramos hablar de globalización, sin tener forma de conocer lo que pasa en Oceanía, ya que no habría televisión, internet, o algo que nos informe o nos permita enlazar con dicho continente.

Por último, no es necesario definir todavía si el proceso de unificación es automático y se retroalimenta desde tiempos remotos (quizás nazca en este escalafón), o si los seres tienen un grado de decisión respecto a si quieren o no comunicarse con el resto de su especie, y esta pueda hacer influir a la sociedad. Pero creo que este proceso se da por inercia, y quiero que entiendan que esta unificación no tiene nada que ver con el concepto de conquista. Podría haber un millón de países que no quieran comunicarse con los unos ni los otros, y que tampoco quieren conquistar al resto, y estos estar unificados por sus tecnologías de información y comunicación.
También no es necesario definir aún si este proceso de unificación puede detenerse según el grado de madurez de la especie, o si continúa sin conciencia los seres de ellos. Por lógica nosotros ya hemos pasado un proceso de unificación (y eso se demuestra con la unificación tecnológica, más adelante nos tocará revisarla), ¿Pero continua, o ya se detuvo en cuanto fundamos el concepto de globalización y de cultura global?
¡Ufff, qué lejos de eso están nuestros sujetos de prueba!

9- Pesca T: Agua + Alimentación
La pesca NO es lo mismo que una cacería acuática. Esto es algo que no se nos da por obviedad, pero he necesitado definir la diferencia bien para no confundirnos en el futuro.
Si se da el caso de haber comida moviéndose en el agua (que vamos a definir como peces, da lo mismo si tienen tentáculos, trece mil ojos y quince cabezas), y siendo la especie carnívora u omnívora, han de pescar en algún momento y desarrollar trucos para atraer peces. En lo que respecta al árbol tecnológico, lo que importa de la pesca es el atraer al animal y luego el poder retenerlo; si está presente sólo una de esas dos, no es técnica, es un intento. Esto significa que no es pesca atacar al agua a ver si por casualidad aparece un pez, ni tampoco atraer al pez para luego no hacer nada y que siga su rumbo. En un caso estamos intentando a la mala sacar un recurso, y en el otro ese recurso no tiene utilización, por lo tanto no se puede hablar de explotación, y sin explotación, no hay Técnica.

La creación de anzuelos, en lo que respecta al límite animal, puede darse en ocupar comida de menos valor que atraiga al pez, y bajo esa definición, un delfín podría pescar si ocupa anzuelo (no sé si lo harán en realidad, pero creo que no porque no les hace falta).
Si el delfín planifica y el pez escapa para sobrevivir, es simple cacería, pero si es el pez quien viene, eso es radicalmente distinto y no interesa si ambos animales son acuáticos, el proceso es lo necesario aquí; pero la fórmula trae a (1- Agua D) para asimilarlo a nuestro propio concepto de pesca y seguir la filosofía de que esto sólo funciona para civilizaciones con capacidades de explotación y recursos similares.
Hemos visto a algunas aves pescar, no cazar, y los peces del fondo abisal por lo general se valen de la luz para atraer presas, para pescarlas. Allí una parte de su propio cuerpo ha sido adaptada para servir de anzuelo. Llegar a ocupar un anzuelo artificial implica haber generado una idea: la pesca no estaba inscrita en el comportamiento instintivo de la criatura.
Lamentablemente desconozco si hay animales que pescan con anzuelos recogidos como palitos o gusanos, pero las aves zancudas (como los flamencos) podrían hacerlo quizá, ojalá venga un zoólogo a hablar sobre ello. Hay aves que utilizan parte de su cuerpo como anzuelo, ¿Pero un anzuelo artificial?
Existen monos que con una rama pueden sacar hormigas del hormiguero, pero eso no es pescar, el mono no genera una motivación para que la hormiga suba al palo, ellas simplemente quedan ahí porque son muchas, eso es entonces cacería: estamos buscando una presa, pero la presa no viene hacia nosotros porque la atrajimos.

Otra cosa que debo hacer notar, antes de seguir, es que la pesca como técnica ha de variar mucho incluso en escalafones inferiores, es algo de mucha versatilidad, y puede llegar a ser hasta algo elegante. Claro está que cuando la sociedad alcance el desarrolló para tallar, podrán utilizar una caña con el anzuelo en un extremo; y múltiples tecnologías y nuevas técnicas a lo largo de la historia modificarán esta, la cual se irá perfeccionando en el tiempo. El árbol, por tanto y como he dicho, toma sólo la fundación, el momento inicial de la técnica. No se puede definir cómo esta variará con el paso de los años y no es el objetivo del árbol tampoco, pues aparte de las nuevas tecnologías, factores culturales pueden alterar la cuestión incluso desterrando técnicas o haciéndolas sobrevivir pese a haber nuevos adelantos. Se pueden convertir en deportes, en artes, en rituales, vaya uno a saber.

10- Proyectiles E: Piedra
Los proyectiles se basan en tener la capacidad de tomar un objeto, como una piedra, y arrojarlo con un fin en particular. Eso no puede parecer gran cosa y pudiera ser algo del escalafón uno sin necesidad de un precursor en la tabla, pero hay que darle una repasada más seria. Como los proyectiles en este árbol son una extracción, se necesita un motivo para extraer, el que pudiera ser (saltándose el ocio, la creatividad y la curiosidad) el tener que golpear algo, tal vez una presa o un predador, lo cual da paso a una multitud de cosas como la noción de la “puntería” y la predicción intuitiva de la trayectoria de los objetos, lo que daría paso a herramientas como lanzas o arcos, y a formas de arte, que repito por enésimo segunda vez que no nos competen.
Sin el uso de proyectiles habría que esperar fenómenos naturales para notarlos, lo mismo que ocurría con los rebotes en el escalón anterior, con lo cual sería extremadamente difícil intuir siquiera un esbozo de la teoría de gravitación, pues no se estaría familiarizado con la noción obvia de que las cosas caen igual de rápido (plumas aparte), sean grandes o pequeñas. Aunque tal sí exista la noción y baste la certeza de que las cosas pesan. Sacar esto último de las concepciones básicas sí sería ya extremo, a menos que se tratase de una especie que viviera sacudido por el viento, como esporas pensantes, o que no pudieran sentir su propio peso, como seres sin tacto.

Un pequeño paréntesis (y esta vez sí va a ser corto), y es que no sé si han intuido mi serio intento de dejar de lado cualquier recurso OCC para explicar el nacimiento de los procesos. Todas las cosas surgen por necesidad, cualesquiera que sea esta. En caso de ser dudosa la procedencia de la idea que llevó a luz el ítem, recordemos lo hablado acerca de la retroalimentación de las técnicas y el punto de no retorno.
Nosotros hemos tenido muchos chiripazos OCC a lo largo de la historia, y como estas cosas rozan la serendipia en algunos aspectos, no son considerados en la tabla para mantener un grado de objetividad. Pero es innegable que el ocio, la creatividad y la curiosidad forman parte del proceso tecnológico, con lo que se convierten en un condicionante en el proceso de desarrollo de la civilización, como un factor acelerante. Esto es decirles que hay que revisar la personalidad de la especie para suponer a qué velocidad ellos se desarrollan y especializan, con lo que, a nuestra lista de terminologías, se suma el de investigación efectiva.

11- Ciclo horario D: Vista
Relacioné la comprensión de un ciclo horario con la vista por mera comodidad, basada en ciclos de luminosidad del entorno. En caso de que la rotación fuera nula (el planeta puede mostrar siempre la misma cara a su estrella) o la atmósfera distribuyera uniformemente la luz por todas partes, pueden haber otras formas de comprender ciclos horarios, aunque tengo la impresión de que es muy necesario el procesarlo a base de la luz para poder tener noción de los conceptos más sencillos que darán paso a la astronomía. La luminosidad como normadora del horario es una relación mucho más directa que las mareas, por ejemplo, para llegar a comprender algún día que eso se produjo por “eventos celestes”. Por eso preferí relacionarlo con la vista o con la recepción de radiación de cualquier tipo, y eso depende de la atmósfera y la magnetósfera. Si nuestra cultura tiene dificultades con ello, bien con cualquier sentido y dependiendo el ecosistema podrá notarse los ciclos horarios, el problema es que tardarán más, ya que este es el medio más fácil.
El árbol toma de cuenta la concepción de estos ciclos basados en la luminosidad para poder entrelazar la medición horaria con los ciclos celestes, además para familiarizar el concepto mismo, que sea lo más similar a lo que nosotros vivimos y no resulte ajeno a la experiencia.

Más adelante el ciclo horario intuitivo, como se le puede decir, llevará a medir lapsos más cortos; no está implícito en sí mismo el calcular tiempos en este ítem, es sólo la noción de que el entorno tiene ciclos bien definidos, y ojalá que nuestra especie la tenga, porque no me es difícil imaginar mundos sin distinción entre el momento de la rotación y/o traslación del mundo. Si yo viviera en la atmósfera de Júpiter, bastante probable que no entienda nada de esos asuntos. Que el sol nos esté dando de frente a nuestro hemisferio no afecta en nada, tendremos la misma luminosidad y temperatura, y las estaciones que dependen de la inclinación del eje no se sentirán, o no existirán. Podemos pensar en que los ciclos climáticos servirían de “reloj”, pero en un mundo como júpiter nada tienen que ver con el “momento astronómico” del planeta, y lo que nos interesa es una relación entre medición horaria y los cuerpos celestes o la luminosidad, sino la astronomía podría tardar mucho en aparecer.

Como dije en el paréntesis anterior, también es necesario un motivo para medir ciclos horarios más cortos. Pero en este ítem en particular, al tratarse de estaciones, días y noches, o segmentos largos de clima, esta motivación no es necesaria, ya que son fenómenos propios del mundo, y nuestra especie alienígena sólo está observando su entorno y recordando los sucesos.

También se acordarán que en su momento dije que seguramente no iba a utilizar los sentidos como justificación para algún ítem, ya que estas capacidades físicas se daban por sentadas hasta que la tecnología les fuera desplazando. Aquí parezco contradecirme, y el ciclo horario es algo que podrían percibir (y lo hacen) las criaturas en el escalafón 1. Pero hay una poca diferencia entre la situación en ese entonces y ahora: estamos seguros de que nuestra cultura tiene aptitudes para desarrollar tecnología. El episodio anterior sólo se basaba en las nociones del entorno, y esto se basa en sacar conclusiones sobre este. Tal vez una especie clase uno no sea tan astuta como para notar que estos fenómenos climáticos o de luminosidad no son al azar, o tal vez tengan un tiempo de vida muy corto y no puedan percibir las estaciones del años, ni cosas como esa. En este escalón estamos seguros de que nuestra especie de pruebas tiene las capacidades, las que sean estas, y de hecho, van a empezar a tecnologizarse en algunas generaciones más. Así que en el dos, no en el uno.

21- Cacería T: Alimentación o Vida animal
Sobre la técnica de la cacería no me voy a explayar mucho, puesto que comparte mucho con (9- Pesca T), y ya saben qué diferencias hay entre una y otra. De todas formas merecía su segmento aparte en el listado puesto que, como mencioné, existe una diferencia entre perseguir a la presa o hacer que la presa venga sola. Ambas técnicas pueden demostrarse convenientes ante situaciones particulares y son igual de valiosas, puesto que ampliarán la capacidad de estrategia de las criaturas, y eso puede ser crucial. Y por cierto que la cacería como proceso tiene mucho potencial: nosotros hasta el día de hoy seguimos refinando técnicas de cacería, es una de las cosas con más futuro que existen. Pero creo que es más común en las especies que, una vez superada la necesidad de cazar, se convierta en un Arte o en un Deporte, y no en una ciencia que merezca estudio. Quizás suene obvio, o quizás sea una postura antojadiza mía y los extraterrestres estudien años en los colegios a cómo cazar mejor y las herramientas para ello.

En fin, tan sólo me da vuelta la idea de una cultura estrictamente herbívora, que no cace ni pesque nada. Sería muy posible que fueran eternos nómadas, buscando los mejores pastos y plantas según cada época del año, o tal vez por el hecho de ser vegetarianos desarrollen mucho más rápido la agricultura y el sembradío, y sean sedentarios totales. No puedo saberlo.

33- Lavado T: Agua + Alimentación o Vida vegetal o Tacto
Orangutanes y otras especies de mono lavan la comida.
Estamos inmersos en el escalafón dos dándonos cuenta de que los animales tienen controladas más técnicas de las que pensábamos, ¿No? Los orangutanes, por ejemplo, lavan las frutas antes de comerlas, por lo que no hemos salido del límite de lo imposible aún por las especies terrícolas. El tener la idea de lavar las cosas puede permitir a futuro darle un significado a lo que es la higiene, y eso un gran paso para entender lo que es, mucho después, la medicina. Por mientras, el lavado y la molienda prometen grandes cosas... sin embargo, ¿Por qué el impulso de lavar las cosas? La relación más directa que se me ocurrió es que una comida lavada sabe mejor, por eso el tacto es uno de los componentes optativos (recordemos que el gusto está implícito en este ítem).
Pero no quito aún la pregunta de mi cabeza... ¿Y qué hay del lavado de cosas que no se ingieren? Eso, hasta donde hemos visto, queda por encima de nuestro limite animal, por lo cual la técnica irá avanzando por la necesidad de lavar otras cosas, y una de estas necesidades se llama lubricación, que en su forma más básica es simplemente lavar con algo más viscoso.

De momento, la lubricación no es parte de la lista, pero es una técnica insospechadamente valiosa, así que es una de las candidatos a su inclusión (por supuesto que más adelante del paso 2), pero no me ha parecido indispensable para ninguna tecnología, aunque nos hará falta para mover grandes piezas y que estas muevan a otras mayores, o a las propias criaturas.

Y además, tengo un adicional más cercano al asunto de lavar cosas que no sean comida: puede ser que la especialización de la pesca requiera, en poco tiempo, que los anzuelos se laven para que las presas se vean mayormente atraídas. Por supuesto que nuestra pesca humana está basada en el agua misma, y no parece tener mucho sentido como empujón en la técnica del lavado, pero nuestras criaturas pueden lavar el anzuelo en el agua mientras ya lo están utilizando. Sería un efecto secundario entonces, y los seres se darían cuenta y lo aplicarían.

34- Sabores E: Vida animal o Vida vegetal
No debiera parecer extraño que los sabores sean una extracción, y bien que pudiera haber ido en el primer escalón, pero debía depender de algo a lo que comer, y que dichas cosas no tuvieran implícita el sabor respectivo. Además en ese entonces estábamos repasando los sentidos y, aunque acá ni vienen implícitos, eran necesarios para comprender el sabor.
El sabor y la capacidad para escoger sabores es muy importante como para no darle su propio espacio, ya que sin el elegir sabores más agradables (o si nuestros seres no comen y son fotosintéticos), es imposible que puedan desarrollar la cocina como Técnica ¡Y eso es grave, pues si ingieren medicamentos que deben preparar podrían tardar mucho en desarrollarlos! No podrían tener la idea de que hay plantas medicinales sin necesidad de comerlas, y un motivo para comer estas hierbas por sobre otras es siendo o pudiendo hacerse más sabrosas. Por supuesto habrá más motivaciones para comer y luego notar las propiedades de un producto en particular, pero sin extraerlas por su sabor, nos tardaremos más en un posible hallazgo.

En el caso humano actual, parecemos más inclinados a convertir la técnica de la cocina en un Arte, pero nosotros también tuvimos una inclinación médica en etapas posteriores, lo hayamos querido así, o como cosa secundaria. Lo cierto es que de ser verdad este planteamiento, nos encontramos con la primera Técnica convergente: el cocinar. Significa que tuvo un desarrollo a partir de necesidades iguales que las nuestras, que la Técnica tuvo una evolución similar a las nuestras y se usó para lo mismo, hasta terminar de la misma forma. Eso es increíble. ¿Significará eso que si llegan los extraterrestres lo primero que haremos será intercambiar recetas, algo que podamos comer las dos especies sin intoxicarnos? Joder… pero el concepto es un tanto engañoso, porque se nos está olvidando que metimos a los sujetos de pruebas en un ambiente similar en recursos y que nuestros propios sujetos son parecidos en la capacidad de explotarlos. Si resultara ser tan universal la cosa, entonces la Cocina sería una técnica que conocerían todas las civilizaciones tecnológicas del universo, salvo las autótrofas. Increíble y aventurada conclusión para haberla sacado sólo del concepto de “Sabor”.

Quizás no ocurra en la cocina (muy aventurado), pero es también ilógico pensar que todas las técnicas de una CET (civilización extraterrestre tecnológica) sean en absoluto diferentes. Debemos tener algo en común, no puede ser todo tan distinto. Además hay ciencias universales, como la astronomía, las matemáticas o la biología; e inventos universales que apoyan a dichas ciencias, como telescopios o microscopios, por lo que técnicas universales también debe haber varias, sobre todo relacionadas a las ciencias mismas. Pero es que el concepto de “técnica convergente” es más amplio que eso. La técnica universal se tiene y la tienen todos, pero la convergente se tuvo al igual que cómo la obtuvimos nosotros, y es increíblemente similar a nuestras técnica humana, salvando barreras de especialización inherentes a los avances tecnológicos de cada quién. Por supuesto que una civilización mucho más avanzada podrá tener fusión nuclear, por ejemplo, pero especializada tanto que nos sería difícil reconocer un parentesco.

36- Fuego T: Fuego D
Me deberé sacar el sombrero cuando un animal rompa con llegar a este ítem, el único que se sale de la barrera de las especies salvajes, pero que es la consecuencia obvia de descubrir el fuego ya en el peldaño anterior (seguramente, como vimos, porque la curiosidad nos venció y fuimos los que más nos quedamos antes de arrancar). No hemos visto a chimpancés controlar el más mínimo fuego, y por supuesto que los delfines ven dificultada su tarea al vivir en el agua y no tener extremidades hábiles. El camino entre simplemente conocer el fuego y arrancar de él, a comenzar paso a paso a acercarse y vislumbrarlo, puede tardar miles o millones de años. Y de acercarse a intuir posibles motivos por los que se genera y cómo este actúa, hay también un gran salto. Para ya crear fuego, tan sólo conocemos a una especie que es capaz (aunque si me pierdo en un bosque de seguro no voy a poder ya, que exploradora no soy y dejo que la fricción de una roca produzca una chispa y encienda un combustible que va saliendo).
Hago notar entonces los malentendidos enciclopédicos que se producen en todo el mundo con el asunto de descubrir el fuego, cosa tan o más grave que el malentendido enciclopédico con la masa relativista y la escala de Richter. Eso no fue lo que marcó a la humanidad, lo que lo marcó fue el dominio (dominio a medias, en todo caso) de este. Como mencioné antes, todos pueden descubrir el fuego.

¡Ahora decidiremos qué destruirá el fuego!
Supongo que no deberé explicar la gran importancia del fuego en el surgimiento de la civilización humana. Es uno de los motivos por el que se cree nos hicimos sedentarios, al tener que cuidar el fuego ya prendido. Eso pudo dar paso a explotar los recursos del lugar y a la ganadería, o bien ambas cosas pudieron ir de la mano.
Yo tengo la impresión, sin embargo, de que el fuego no nos influyó en aquello, sino que por el contrario incentivaba aún más el nomadismo y hacer grandes viajes, porque ahora podemos viajar de noche, y también ahuyentar a las criaturas “salvajes” y deambular más fácil. Pero eso se lo debo dejar a un antropólogo que me diga si la fecha estimada para la manipulación del fuego concuerda con una estructura cerebral que nos permita tan siquiera razonar una antorcha. Si no, nuestro fuego se quedó allí sin que pudiéramos moverlo, y los beneficios de este nos llevaron inevitablemente a asentarnos en un terreno fijo.

Dudé si hacer que Fuego T fuera en realidad una extracción, ya que al ser una técnica implica el poder no sólo manejarlo, sino que crearlo, y me temo que nuestra cultura está muy prematura aún como para haber notado que ciertos materiales producen chispas, aun conociendo hace tiempo el principio de dureza y los proyectiles hace poco.
Pero el fuego se quedó como Técnica por una razón: no conocemos el ecosistema de nuestra especie, y tal vez en su ambiente sea mucho más fácil que en el nuestro el generar fuego, por ejemplo teniendo una mayor concentración de oxígeno en la atmósfera, o viviendo en una zona de géiseres que disparasen cualquier gas inflamable, quizá por que procesos. Entonces sería muy fácil hacer nuestro propio fuego, aunque en las condiciones de nuestra civilización, apenas encima del límite animal, vamos a quemarnos más seguido de lo que quisiéramos y a provocar muchos incendios.

Eso es otro tema aparte, igual de crucial. Ya conocíamos el poder destructivo del fuego hace mucho al descubrirlo, pero ahora podemos desbocarlo con un buen grado de voluntad. Es un salto psicológico crucial la diferencia entre saber que el fuego destruye contra saber que ahora decidimos qué destruirá el fuego. Será muy seguramente el primer encuentro de la civilización con sus capacidades destructivas.
¿Bueno o malo? Sólo ellos podrán definir eso. Nosotros en su tiempo sin duda que definimos que eso era bueno, y miren qué tenemos ahora. El modo de actuar de una especie ante su primera oportunidad de causar daño controlado (y ni tan controlado, me permito insistir) nos dará muchos antecedentes sobre cómo se comportará con el resto y consigo misma dicha civilización mientras crece. Es un antecedente de gran valía al hacer un cotejo sobre la personalidad de la especie.

38- Oleaje D: Agua + Viento
A mí me pareció una perogrullada cuando quise incluir el simple oleaje en este árbol, lo encontraba igual de tonto que incluir a las burbujas (cosa que no hice pese a que estudiarlas implicaría un adelantamiento en la comprensión de lo que es la presión, los fluidos y la densidad de líquidos y gases), pero luego pensé que no, que era algo esencial. Es conveniente pensar en el comportamiento del mar si queremos navegar por entre él, ¿No? Y si la especie tiene un surgimiento muy similar al nuestro, si navegan en el mar se guiarán por las estrellas, con lo que la astronomía está ligada al previo conocimiento del oleaje (con lo que tal vez sea convergente). Irónico será cuando en un futuro distante no sea el viento lo que prediga las olas, sino el conocimiento astronómico de la gravedad.
La otra opción es meterse al agua sin conocer lo que es el oleaje y aprender de el a punta de dificultades.

El oleaje, al igual que muchos otros descubrimientos acá, puede parecer muy atrasado en el conocimiento de nuestras criaturas, pero no puede ir antes ya que requiere que conozcamos no sólo el agua, sino que grandes cantidades de esta y que no esté estancada. Podrían pasar miles de años si no hay suerte antes de ver la primera ola de la civilización.
Alguien un poco más prolijo me preguntará qué tiene que ver el viento en todo esto, pues el oleaje puede surgir por el impacto de algo en el agua, por el curso de un río (simple fuerza de gravedad), y el viento no interactuar de ninguna forma. Pero el viento causa directamente oleaje, y nuestra especie, que no sabemos cómo está configurada en su mente, podría no entender el concepto de que las cosas por necesidad caen; el que a nosotros nos parezca algo muy natural para los extraterrestres no podría serlo. Además el río podría parecerles ir hacia un lado y no hacia el otro por qué sí, si el terreno es muy plano. Comprender que esa corriente pasa porque en esencia todo va cayendo no lo relaciona tan fácil ni la gente ahora, no es algo tan intuitivo. El viento cumple un rol más directo y además tiene la ventaja de que entonces este viento está implícito en la navegación para el futuro, y no tendré que complicar la fórmula retrocediendo tanto. Esto está pensado para soportarse a sí mismo, vamos, aunque tenemos el problema de equipararlo a la historia humana, y esta historia es antagonista principal por motivos ya revisados; además el uso forzoso de esta nos hará creer que hay procesos convergentes que no lo son en absoluto.

42- Madera M: Madera D
Ya conocimos la madera, o bien el símil extraterrestre que pueden generar los seres vegetales, y nuestra tarea ahora es poder utilizar lo que sea como la madera de la Tierra para nuestros fines, cualesquiera que sean estos. Necesitaremos una motivación, que puede ser la necesidad de cobijo para el caso de estructuras “hogareñas”, o hacer en no mucho más una pica y recolectar frutos clavándolos, lo que nos ahorra la necesidad de agacharse (en caso de que seamos altos). Tal vez ya empecemos a tallar precariamente, o quizás sólo rompamos cortezas para colocar la comida en ella y transportarla, pero eso ya es un comienzo...
El manejar algo tan sencillo como la simple madera nos podrá poner al corriente de variadas cosas, como el tallado, el uso de recipientes y, por supuesto, la construcción. Podría ser este el primer material que utilicemos en el real contexto de dicha palabra. Falta, por supuesto, poder no sólo extraerlo y utilizarlo en la forma en que lo encontramos, pero el tallado todavía nos es algo muy complejo, y de momento rompemos ramas para nuestro libre tránsito, sacamos trozos para depositar otras cosas, o utilizamos ramas como garrotes. También podríamos descubrir que ciertas variedades de qué árboles flotan y otras que no, así que podremos salvar de ahogarnos en una corriente que se nos dificulte. Pero la flotación es un tema que ya veremos.

Las varas que acomoden nuestra comida que se calienta al fuego aún están fuera de las posibilidades, puesto que todavía no cocinamos, tan sólo comemos crudo.

43- Piedra M: Piedra D
Esto es algo similar al recurso de la madera, y su mayor dureza ahora nos es un obstáculo, pero luego nos vendrá bien (suponiendo que las piedras más comunes allí no son de una composición porosa, claro). Aunque ahora su utilización en construcción nos será esquiva, son claves sus simples características, y es que es más útil arrojar un peñasco que un trozo de madera.
El fin superior que a este nivel le veo a las piedras es para usarlas de proyectiles, aunque también para la molienda. Pero merecen un ítem aparte de los proyectiles mismos para así sustentar el progreso de las técnicas de construcción (el proyectil precisamente haría el efecto contrario, echar abajo las cosas), aunque me queda una interrogante dando vuelta:

¿Es que acaso hay que estudiar a nuestra civilización de pruebas en base a si usa la piedras para moler o para golpear? Nuestra especie extraterrestre, por esta evidencia y la utilización que haga del fuego puede determinarse agresiva o más pasiva. En el límite animal, tal vez, no sea preciso medir el grado de destrucción que pueda hacer una especie, ya que son salvajes aún y la cadena alimenticia les forzará a actuar con violencia en ciertos casos, ya sea matando a sus presas o defendiéndose de sus predadores. Tal vez haya que esperar mucho, mucho en el futuro, cuando comiencen a matarse entre ellos. Por supuesto que las especies pelean entre sus miembros, pero habrá que poner ojo con el porqué. Pelear por territorio, por la jerarquía de la manada o por hembras cabe dentro de lo normal, y dista mucho de combatir a causa de descontentos morales y económicos. Deberemos definir el límite entre el combate instintivo y el combate ideológico o el más bruto de todos: yo tengo razón y tú no.
Lo que quiero decir es que en este escalafón es todavía muy prematuro el querer estudiar la personalidad de la raza en cuestión, ya que ellos están todavía inmersos en el proceso instintivo, y conforme pasen las generaciones, la personalidad de la sociedad se irá mutando conforme a sus técnicas y descubrimientos. En algún punto han de llegar a algún grado de madurez, y ahí recién podrán empezar las cotizaciones.

Por cierto, el asunto de la personalidad de las especies da para hablar, sobre todo como medida introspectiva. En opinión mía, la personalidad de nuestra humanidad ha cambiado mucho con respecto a la edad media (nos horrorizan cosas que allá eran normales), y es que inclusive ha cambiado con respecto a cómo eran las cosas en los años felices (entre la 1ra y 2da guerras). Nosotros hemos cambiado en relación a la ética y la moral muchísimo, a una especie resolución consensual de los conflictos (cosa que no se logra mucho, en todo caso). Tenemos una organización mundial de la salud, la ONU está tratando de cambiar aspectos referentes a los nombres propios de los lugares y países; y esas eran cosas que no pasaban en la época de la guerra fría o un poco más para atrás. Nuestra comunicación efectiva ha subido en algo, pero hemos cambiado la personalidad de la especie mucho más.

Pero bueno, no creo que una especie, hasta varios escalafones más, pueda a ciencia cierta considerarse como agresiva (o pacífica). Tal vez el índice está en cuándo la especie decide que un bien particular es sólo de alguien. Caer en ese error (que una cosa sea de una persona, no de toda la sociedad) genera el inventar el robo. Si nadie fuera dueño de ninguna cosa, no existiría el robar.
Sería interesante toparnos con una civilización así ¿No creen? Si hay suficientes cosas del mismo tipo, y de todos los tipos como para cubrir a toda la población, no hay problema, y en compensación tal vez inventemos métodos mucho antes para mover esas cosas o bien para nosotros ir por ellas. Importaría mucho distribuirlas y habría que pensar cómo disponer todo... tendríamos ciudades mucho antes y tal vez sin un centro claro, sino que lo más equitativo posible en cuanto a población y distribución de recursos... ¿O será una utopía? Tal vez en monos lampiños sí, ya no podemos volver atrás y ver qué pasa. Tendremos que viajar a nuevos mundos y tener la suerte de ver una cultura naciendo. Nos enseñará mucho sobre nosotros mismos cuando estuvimos en ese estado.
Por supuesto que soy de la idea de que en una civilización que provino de la agricultura y la ganadería, como la humana; lo que planteo es casi imposible, ya que formamos por ello muy temprano el concepto de “quien es proveedor” y “quien recibe”. Si los que proveen no quieren entregar es un problema, y si el que recibe quiere tomar más, es un problema; pero si pasa que el proveedor no quiere entregar y el receptor quiere recibir más... pues la humanidad florece.

¡Y miren todo lo que se reflexiona por hablar de las simples piedras! No quiero tener que filosofar sobre si nosotros somos una cultura agresiva o no, y si de serlo lo somos desde siempre, inscrito en nuestros genes, o en algún momento por una de estas causas, a lo mejor la comunicación efectiva, caímos en el pozo. Mejor continúo con este límite animal, que creo que está dando mucho más de si de lo que pensé.

46- Flotación D: Agua + Madera o Vida vegetal
Una boya cumpliendo su función: flotar.
Me suena mucho más a obviedad el (38- Oleaje D) ahora al hablar de la flotación, pero debía hacer distinción entre ambas cosas. Nuevamente el agua nos proporciona conocimiento, e incluí la madera porque flota (dependiendo…). La vida vegetal puede flotar también, pero no consideré a los animales puesto que estos se moverían en el agua, y eso sería registrado como una fuerza contraria al hundimiento: la natación. La natación nos hablará de movimiento de fluidos, pero la flotación nos habla de sustentación. Un barco se hace en base a la sustentación que lo logra mantener flotando, y luego por entender fluidos este barco se volverá más hidrodinámico o inventaremos las velas.
No creo que la natación como técnica sea inscrita en el árbol de datación, pues no es tecnología y por lo tanto no se puede clasificar en ningún lado. Por ejemplo, nosotros conocemos el vuelo, pero no es en nuestra especie una técnica innata y no volaremos aunque hayamos desarrollado móviles a combustible. Pasa al revés en el nadar, ya que lo hacemos quizás cuanto antes que el inventar un barco, pero en nuestros extraterrestres esto podría ser al revés, o tal vez sean una civilización acuática y no tenga sentido.
Nadar implica movimiento, pero la navegación implica movimiento, tecnología y por ende un desarrollo para su obtención, y entonces es posible clasificarlo en una fórmula dentro de este árbol. Por eso esta flotación, junto al oleaje, son la antesala de la navegación.

Una gran cosa de este árbol es el identificar causas y consecuencias: sin flotación no tendremos un barco (navegación) aunque podemos prescindir del oleaje y descubrirlo mientras ocupamos los barcos (navegación T). Sin embargo, es mucho más sencillo notar la naturaleza y sus consecuencias, por ende, el oleaje va antes y está implícita en la navegación, aunque como un adicional y no un elemento imprescindible como lo es la flotación. Como este veremos muchos casos así mientras avancemos, y estoy siguiendo la filosofía de identificar un ítem hasta el punto en que es imposible que no sea descubierto.

51- Metales M: Principio de dureza + Piedra
No conocemos, por muchas estimaciones que hagamos, la distribución de los recursos del entorno inicial de nuestras criaturas, así que no sabemos si es más fácil encontrar metales o piedras, pero lamentablemente tengo que tener entonces una impresión antojadiza. Miles de factores nos podrían hacer confundir la definición de “roca” con el de “metal”, o mil factores nos podrían ayudar a distinguirlos, por lo que la ecuación aquí parece que es bastante vaga, pero va a ser que no.
Lo pongo dependiente de las piedras en un momento de inspiración, pues el uso de la piedra se da antes que el metal, y esto es porque la roca se puede tallar y el metal es más duro, o al menos en un estándar sí. ¡Ahora mi fórmula calza perfecto! La dureza y la piedra D se justifican y además metal debe ser M en fin del propio argumento de utilizarlo más adelante, algo de lo que (14- Piedra D) carecía. Por este tipo de conclusiones es que llamo a las combinaciones que dan a luz a un ítem “formulas”, y la fórmula en sí, en su nomenclatura, es una ecuación. Lo inventé de tal forma que, aunque yo no las usé (ocupé el sentido común), se puedan poner incógnitas en la fórmula.
¿De qué hablo? Pues “oh, para conseguir este ítem, que es T, necesito primero un M en el que ejercer la T (o sea un material para generar la técnica; no habría ganadería T sin vacas M, o fisión nuclear T sin uranio M, es lógico), y seguramente también un descubrimiento”. O sea que fusión nuclear T requiere hidrógeno M y relatividad D (estudios científicos son Descubrimientos, ciencias concretas Técnicas o Ciencias).

Fusión nuclear T= Uranio M + Relatividad D, en resumen, con lo cual es claro que podemos detectar con ese truco qué nos falta para conseguir una técnica, y esas son las incógnitas.
No va a funcionar siempre pues no todas las técnicas se alimentan así y la cosa es más complicada, de hecho, la fórmula de la fusión ni siquiera es así, fue sólo un ejemplo. Verán materiales sustituidos por descubrimientos o por extracciones, o infinidad de cosas, así que siempre que no les dé pereza leer recurran a la lista larga porque a menos que de verdad estés loco vas a entender las ecuaciones que generan las formulas de la lista corta. Mirar la lista corta y entender por qué tal cosa podría llevar a tal otra es un trabajo de clarividencia o de inteligencia suprema, yo misma olvido porque puse ítems en algunas ecuaciones, y debo ponerme a pensar qué relación tiene lo uno con lo otro, así que esto es un sano calvario. Por eso hago esto con la mayor rapidez que puedo, ya que si llego a olvidar algo clave en una fórmula, deberé ponerme a analizarla, ¡Descuajeringarla! Y eso es algo exhaustivo y que ya había hecho.

57- Terreno M: Piedra + Tierra
Para los que no sabían, esto es un terreno.
A mi propio juicio, esta es la obviedad magna de este límite animal que ya se termina, pues toda forma de vida conoce su entorno y en donde diablos está poniendo las patas, pudo haber estado en el escalafón uno o ni siquiera estar, y a nadie le llamaría la atención porque se da por sentado, o por antonomasia si se quiere.
¡Por eso hay que poner atención a las clasificaciones, te acabo de engañar! Eso sería el terreno E, esto es el terreno como material, lo que supone su utilización y explotación a futuro, lo que todavía no alcanzamos. El terreno y reconocer los diferentes componentes suponen la raíz de la minería, por ejemplo, y además podemos saber así en donde es mejor construir. Esa es la causa de que Terreno M exista: necesitaremos excavar. Si hubiera incluido al Terreno E, eso no implicaría en sí mismo ninguna forma de utilización, con lo que sería bastante difícil hacer calzar esto en una ecuación.


Y este es el límite de los animales. Es probable que la mayoría de las especies nunca superen o contengan todos los ítems de este escalafón, siempre estarán en 1 y fracción. ¿Cuantas especies terrestres tratan el barro, comprenden la molienda, cazan o pescan, utilizan herramientas sin alterarlas como la madera, las piedras y las usan de proyectiles? Pues no sé, seguramente cero. Tal vez el propio límite animal esté muy por encima del límite real que conocemos, y sin embargo el primer escalafón era evidentemente inferior, aunque ese era su objetivo. A partir de él surge todo. El mensaje es que con tiempo, paciencia y suerte, podemos llegar a ser increíblemente distantes de lo que fuimos, para mejor o para peor. Ahora nuestros sujetos de prueba son más inteligentes que casi todos los seres de su entorno, y ahora viene la otra parte: el ser más habilidosos.

No es posible aún pensar en detectar algún rastro de una civilización así con nuestras capacidades astronómicas (la opción es ir a un planeta y ver), los animales aquí no presentan emisiones ni nada evidente como presencia inteligente, puesto que no son civilización aún. Los candidatos a ser una cultura tecnológica no se pueden detectar de entre los animales, aunque tengan mucha inteligencia respecto a ellos. La diferencia se notará en el tiempo que tarden en abarcar todas estas características vistas y así quebrar la barrera. Ser una cultura 2,1 es muy, muy importante al lado de ser 1 y fracción. Podrán ser millones de años los que tome una especie en alcanzar el tope, el número dos, y al planeta podría tardarle miles de millones de años, y los muchos 1,9 por ahí se perderán como especies salvajes que eran.

Muy osado sería aventurar en detectar una raza cualquiera como la terrestre a cualquier de clase 2, a menos que esta pre-civilización logre quemar una cantidad considerable de su planeta y sin sofocarlo, de modo que sea notable por telescopios en millones de kilómetros. El mundo de brillo normal cambiaría su coloración levemente.
Pero como seres humanos, ya no tenemos posibilidad de avistar una cultura de tipo 2 de esta forma. Si las hay, están demasiado lejos como para detectarles con esta forma, y por cierto que nadie le echaría la culpa a una raza primitiva, sino que algún desastre natural o algún cataclismo desafortunado de otra índole. Vamos a quedarnos así durante muchos escalones más, con esa única probabilidad de detección que ya no se dio.

Por último, he de reiterar que nuestra especie de pruebas aún no es una civilización. No construyen nada, y nada podemos decir de sus patrones culturales, mucho menos en este árbol. Por lo menos llegamos a la vaga conclusión de que lo más óptimo es que sean omnívoros, aunque lo sean o no. Eso les ayudará bastante.
Como ellos aún no son civilización, no puedo llamarles buenamente una CET. En cuanto sí lo sean, dejaré de hacer uso de la frase “sujetos de prueba”, porque me recuerda bastante a cosas que no vienen al caso y además es una definición demasiado larga. CET son sólo 3 letras. Esa frase ya me tiene cansada.

Por contrapartida, si a ti aún no te ha cansado el escuchar tanto las frases o palabras “sujeto de prueba”, perogrullada, obviedad, escalafón, Júpiter, dar por sentado o Técnica, estás invitado al Escalón número tres: Sofisticando las técnicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario